Cient√≠ficos en la Universidad de Lund, en Suecia, han demostrado que una mol√©cula puede servir como nanosensor para detectar ondas ac√ļsticas. Un micr√≥fono de este tama√Īo tiene la gran ventaja de que puede colocarse muy cerca de la se√Īal ac√ļstica logrando una alt√≠sima sensitividad.

En uno de los experimentos que se están haciendo para comprobar esta teoría, se usó una molécula de dibenzotiofeno que se colocó dentro de un cristal. Cuando las ondas de sonido llegan a la molécula, ésta vibra y cambia la frecuencia de la luz que absorbe. Al dirigir un láser hacia el cristal, el equipo de investigación logró cuantificar estos cambios y conocer la frecuencia del sonido que recoge. Exactamente como un micrófono.

Este m√©todo podr√≠a utilizarse para desarrollar un microscopio ac√ļstico ultra sensible para monitorear peque√Īos movimientos en sistemas qu√≠micos o nanotecnol√≥gicos. La √ļnica desventaja es que, de momento, este peque√Īo micr√≥fono s√≥lo funciona a temperaturas muy bajas debido a que las fluctuaciones del aire caliente tambi√©n afectan a la mol√©cula. Esto quiere decir que ser√° dif√≠cil aplicar su uso en mol√©culas de organismos vivos.

Aunque este nanomicr√≥fono a√ļn es un prototipo; los cient√≠ficos esperan que, en el futuro, les permita analizar y comprender el comportamiento de las mol√©culas a niveles cu√°nticos y sus efectos. [Physics v√≠a New Scientist]

Advertisement

Foto: fotographic1980 / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook oGoogle+ :)