Hay numerosos factores que pueden ayudar a investigadores a identificar el perpetrador de un crimen. En el caso de la persona que mandó bombas por correo al antiguo presidente de Estados Unidos Barack Obama, el detalle revelador vino en forma del pelo de un gato.

Advertisement

Según las autoridades, la tejana Julia Poff de 46 años le mandó un paquete con bombas al antiguo presidente en octubre de 2016. Ese mismo mes, también mando bombas por correo al actual gobernador de Texas y a las oficinas de la Administración de Seguridad Social. Solamente el gobernador de Texas, Greg Abbott, abrió el paquete. No se detonó porque Abbott lo abrió de una forma que no había sido anticipada por el perpetrador.

Julia Poff. Imagen: AP

El paquete que Poff le mandó a Obama fue encontrado durante un control de seguridad. De acuerdo con los fiscales asignados al caso, las bombas caseras podrían haber matado o mutilado a los destinatarios.

Advertisement

Aparentemente Poff no dejó muchas pruebas para que las autoridades la pudieran identificar. Pero sí cometió algunos errores. Una de las pistas fue un paquete vació de cigarrillos (mandado al gobernador) con el sello de la tienda en Texas donde se habían comprado.

No obstante, la prueba más importante era el pelo de gato que las autoridades encontraron debajo de una etiqueta en un paquete. Al hacer pruebas, encontraron que el pelo pertenecía a uno de los gatos de la acusada. Además, las autoridades también identificaron polvos explosivos en la casa de Poff iguales que los polvos utilizados en los paquetes.

Advertisement

En la audiencia de Poff, un agente federal declaró que la acusada había mandado las bombas a los individuos por varias razones. En el caso de Abbott, Poff estaba enfadada porque no había recibido apoyo financiero de su exmarido cuando era fiscal general del estado. Adicionalmente, la petición para beneficios de seguridad social de Poff fue denegada.

En el caso de Obama, sin embargo, el agente afirmó que Poff había dicho que el antiguo presidente simplemente no le caía bien.

Una conferencia preliminar al juicio está prevista para principios del próximo año.

Advertisement

[TIME y CBS]