La momia recién descubierta. Foto: Ministerio de Antigüedades Egipcio

Los conos de arcilla se cuentan entre los objetos más enigmáticos del antiguo Egipto. A día de hoy los egiptólogos no tienen muy claro cuál era la función de estos objetos cónicos con inscripciones en la base. En una nueva excavación han encontrado una momia rodeada por 100 de estos conos funerarios.

Advertisement

La excavación no es estrictamente nueva. Pertenece a una pareja de tumbas que la egiptóloga alemana Friederike Kampp-Seyfried descubrió en la necrópolis de Dra’ Abu el-Naga, cerca del mítico Valle de los Reyes, durante los años 90. Las tumbas no se exploraron hasta hace poco. En ellas ha aparecido una nueva momia rodeada de 100 conos de arcilla y más de 450 figuritas talladas en diversos materiales. También han aparecido en ella restos de mobiliario y varias máscaras funerarias pintadas.

La tumba corresponde a la 18 dinastía (entre los años 1549 y 1292 antes de Cristo) y aún no se sabe con exactitud a quién perteneció. Una inscripción en una pared reza Djehuty Mes, pero ese nombre contrasta con los nombres de Mati y Mehi, que aparecen en gran parte de los conos de arcilla.

Foto: Wikipedia

Advertisement

En cuanto a los propios conos, no es la primera vez que aparecen, pero sigue sin saberse para qué se usaban. La principal hipótesis es que los antiguos egipcios los usaban para documentar el nombre del fallecido y algunos de sus datos biográficos, pero no parece la manera más práctica de transcribir esta información para la posteridad. Otras teorías apuntan a que se trata de objetos con significado místico destinados a sellar la tumba y protegerla. Los conos son típicos de las dinastías 18 a la 26, y algunos llegan a medir hasta 50 centímetros de longitud.

Las autoridades egipcias creen que la tumba pudo haber pertenecido a un escriba o funcionario de alto rango y su esposa. Las investigaciones en el yacimiento aún continúan. [Ministerio de Antigüedades Egipcio vía Science Alert]