Foto: Julia Sakelli (Pexels)

Si te gusta el t√© es posible que hayas escupido un poco leyendo la prensa esta semana. Varios medios se hacen eco de un estudio que asegura que beber t√© muy caliente casi dobla el riesgo de padecer c√°ncer de es√≥fago. ¬ŅQu√© hay de cierto en esto? La respuesta corta es depende.

El estudio en cuestión acaba de publicarse en la revista International Journal of Cancer y lleva por título Estudio prospectivo de la temperatura a la que se bebe el té y el riesgo de padecer carcinoma de células escamosas en el esófago.

Eso ya debería apuntar un primer matiz. El estudio habla de un tipo de cáncer concreto, pero no por ello está exento de mérito. Lo que han hecho los investigadores es analizar la incidencia de este tipo de cáncer sobre un grupo de 50.000 personas en Golestan, una provincia al norte de Irán.

Durante 13 largos a√Īos (entre 2004 y 2017) el Doctor Farhad Islami, principal autor del estudio y sus colegas siguieron el historial m√©dico de 50.045 personas entre 40 y 75 a√Īos y detectaron 317 casos de c√°ncer de c√©lulas escamosas en el es√≥fago. Cuando detectaban un caso, hablaban con el paciente sobre sus h√°bitos de consumo de bebidas calientes e incluso med√≠an la temperatura a la que ingieren infusiones como el t√©.

El estudio muestra una correlación sólida entre el consumo de bebidas muy calientes y el riesgo de padecer este tipo de tumor. Concretamente, Islami y sus colegas hallaron un incremento del 90% en el riesgo de padecer cáncer de esófago en las personas que beben 700 ml diarios (dos tazas) o más de te a una temperatura superior a los 60 grados Celsius.

Advertisement

Foto: Getty Images

Mejor a menos de 60 grados

Se da la circunstancia de que no es el primer estudio que cita una temperatura muy similar. En 2018 se publicó otro estudio que apuntaba a que las bebidas muy calientes eran un factor de riesgo para este tipo de cáncer. De hecho, el riesgo bajaba hasta casi desaparecer por debajo de los 65 grados Celsius.

Advertisement

En Estados Unidos o Europa es muy raro que se consuman bebidas tan calientes, pero en países como Rusia, Turquía o Irán sí que tienen un gusto por el té y las infusiones ardiendo. La cuestión es que no se puede atribuir una relación causal al té caliente como agente cancerígeno. De hecho, el té como sustancia hasta está asociado a un menor riesgo de determinados tipos de cáncer. El estudio de 2018 analiza 400.000 pacientes en China para aislar a 1.731 afectados por cáncer de esófago.

En casi todos los casos, el consumo de bebidas muy calientes era un factor de riesgo unido al consumo de alcohol y tabaco. El doctor James Doidge, del Colegio Universitario de Londres, explica a CNN:

No hace falta ser científico para entender que la irritación prolongada de cualquier tejido del cuerpo incrementa el riesgo de cáncer. La irritación prolongada por el Sol aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel. La irritación prolongada del sistema respiratorio por el humo del tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, y algunos alimentos irritantes aumentan el riesgo de padecer determinados tumores gastrontestinales.

Advertisement

En 2016, la Agencia Internacional contra el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud clasificó las bebidas muy calientes como posible carcinogénico perteneciente al grupo 2A. En ese mismo grupo están las carnes rojas y trabajar como peluquero.

En otras palabras, si te gusta beber el té muy caliente probablemente no vaya a matarte si llevas una vida sana y el resto de tu alimentación es equilibrada. Sin embargo, si eres fumador o trabajas en un lugar muy expuesto a humor y además comes abundantes grasas y alcohol de forma regular probablemente sea buena idea darle un respiro a tu garganta dejando enfriar un poco el café o el té. [International Journal of Cancer y Annals of Internal Medicine]