Imágenes: Lucid Motors

Todos quieren matar a Tesla, pero la competencia no está lista o anda probando conceptos extraños. Ahora una startup estadounidense llamada Lucid Motors le ha puesto precio a su tesla-killer: un coche eléctrico de lujo que partirá de los 52.500 dólares (siempre que venda 200.000 unidades).

El Lucid Air no llegará al mercado hasta finales de 2018, pero se presenta como una alternativa más barata que el Model S. El modelo base, de 400 CV y con una autonomía de 380 km, costará $60.000. En Estados Unidos se vendería con un descuento de $7500 gracias a los incentivos federales, siempre que alcanzase la complicada cifra de 200.000 unidades vendidas.

Más allá del precio, el Lucid Air cuenta con dos maleteros, asientos delanteros eléctricos, faros LED, cuatro pantallas y “todo el hardware necesario para una conducción autónoma” (lo que suena a “ya nos gustaría, pero no lo vamos a lanzar con capacidad de autoconducción”). Compite directamente con el Tesla Model S 75, que cuesta $86.000.

El Lucid Air tope de gama tendrá doble motor de 1000 CV, una autonomía de 640 km, techo de cristal, suspensión totalmente activa, un sistema de sonido de 29 altavoces y asientos de cuero. Este modelo costará “más de 100.000 dólares”, según ha adelantado la compañía.

Lo que está claro es que con Lucid Motors y Faraday Future (ambas financiadas con capital chino), a Tesla le han salido competidores directos dispuestos a quitarle su posición privilegiada. Y sí, esas alternativas suenan muy bien sobre el papel, pero la parte complicada es fabricar los coches.