Un grupo de ingenieros e investigadores de la Universidad de Brigham Young, en los Estados Unidos, ha desarrollado un nuevo escudo antibalas ultraportátil y liviano que se dobla como un origami. La idea del equipo es ofrecer una nueva alternativa de protección a la policía que sea realmente portátil.

El principal problema de los escudos y sistemas de protección antibalas actuales es que son muy aparatosos y pesados. Un escudo pesa en promedio más de 40 kilogramos y solo puede proteger a una persona. Sin embargo, la nueva alternativa pesa solamente unos 20 kilos y puede cubrir de 1 a 3 personas.

El escudo de origami está compuesto por 12 capas de Kevlar y una capa de aluminio en el centro. Sus responsables aseguran que han probado su resistencia contra disparos de pistolas 9mm, .357 Magnun y .44 Magnum. El desarrollo todavía no está listo, pero una vez lo esté lo ofrecerán a diferentes organismos judiciales. [Universidad de Brigham Young vía Verge]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.