Se llaman Tupanvirus en honor a Tupã, el dios del trueno en la mitología guaraní. La elección de nombre no es exagerada. Aunque ninguna de estas dos nuevas cepas suponen un peligro para el ser humano van a provocar muchos sudores a la actual literatura médica sobre virus.

Advertisement

Los dos tupanvirus viven en el agua dulce o marina y no solo son gigantescos para lo que entendemos por un virus. Su maquinaria interna para sintetizar proteínas es también la más grande y compleja que se ha encontrado nunca en un virus.

Los virus son visibles bajo el microscopio electr√≥nico a tan solo 2,3 micr√≥metros. En su interior tienen 1,5 millones de pares de ADN capaces de sintetizar 1.425 prote√≠nas diferentes. Esa m√°quina prote√≠nica sit√ļa a los Tupanvirus en la familia de los Mimiviridae¬†descubierta en 2003 y cuyos miembros tienen los representantes de todas las especies de virus conocidas.

Advertisement

Hasta que aparecieron los mimivirus, los biólogos no consideraban a los virus una especie de criaturas vivas en sentido estricto porque no tenían la capacidad para sintetizar proteínas y por tanto no pueden generar su propia energía. El descubrimiento de estos supervirus sirvió para comprobar que son capaces de modificar, reparar o replicar su propio ADN.

En cuanto al Tupanvirus, no solo permitirá conocer más sobrelos virus. También servirá para estudiar una característica inédita hasta ahora. Este virus enorme es una auténtica plaga para las amebas y es capaz de infectar diferentes especies de estos microorganismos. [Nature Communications vía Science Alert]