Imagen: Elena Scotti

Cannabidiol, el componente no psicoactivo del cannabis, está desarrollando una reputación como la cura del momento. Pero la ciencia sabe muy poco sobre lo que hace en el cuerpo humano. Por lo tanto, el funcionamiento de esta droga — incluso si funciona — es un misterio.

Advertisement

Hay una excepción: pruebas de un aceite médico de cannabidiol (también conocido como CBD) llamado Epidiolex demuestran que puede reducir las convulsiones provocadas por ciertos tipos de epilepsia. Un comité de la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recomendó esta semana aprobar a Epidiolex como nuevo medicamento.

¿Qué es CBD?

El cannabis contiene más de 100 componentes químicos llamados cannabinoides. Los más conocidos son el tetrahidrocanabinol (THC) y el CBD (cannabidiol).

Advertisement

Por otro lado, nuestro cuerpos contienen receptores para los cannabinoides. Los receptores de CB1 se encuentran principalmente en el cerebro, y los receptores de CB2 se encuentran en otros tipos de células, incluidas esas en el sistema inmunológico y el sistema digestivo. Tenemos estos receptores porque también tenemos endocannabinoides, o cannabinoides que nuestro cuerpo produce naturalmente.

THC puede afectar los receptores CB1, y es el componente responsable por la sensación que crea la marihuana. CBD es un poco más complicado. Puede afectar a ambos tipos de receptores, pero a menudo de formas indirectas. Los mecanismos exactos no se entienden.

Advertisement

La mayoría de productos de cannabis contienen una mezcla de THC y CBD, pero si solamente estas interesado en los efectos médicos, CBD es la parte que debes analizar. Es posible comprar aceites y otros productos que solamente contienen CBD.

¿Para qué funciona?

Hay evidencia de que el aceite de CBD puede tratar ciertos tipos de epilepsia. Epidiolex, un aceite CBD purificado fabricado en Reino Unido, redujo las convulsiones por un 40% en pruebas de niños con el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut. Algunos de los niños no respondieron a la droga, sin embargo. Es prometedora, pero no es una cura milagrosa.

Advertisement

Además de eso, la evidencia es cuestionable. Los comerciantes de aceite CBD afirman que puede ayudar con cientos de problemas médicos. Una de esas empresas, Medical Marijuana Inc., declara que hay más de 23.000 publicaciones científicas sobre los usos médicos del aceite CBD.

El único problema es que la mayoría de esas publicaciones se tratan de investigaciones preclínicas. En otras palabras, las investigaciones se realizan en tubos o en ratones. Los tratamientos que funcionan en los ratones a veces funcionan también en humanos, pero este tipo de investigación es preliminar. Muchas investigaciones preclínicas resultan no funcionar en humanos.

Advertisement

Así que si quieres utilizar el aceite CBD para tu propio dolor, ansiedad o afecciones inflamatorias (como el artritis), es lo equivalente a un gran esfuerzo de fe. Estás confiando en que lo que funcionó en los ratones funcionará en tu cuerpo humano. Quizá tu amigo lo ha probado y cree que funciona. Es posible que experimentes lo mismo, pero también es posible que no funcione.

Experimenta con precaución. Todas nuestras usuales advertencias sobre el efecto placebo y el peligro asociado con confiar en testimonios aplican en este caso.

¿Cuáles son las desventajas?

Cualquier medicamento que afecta a tu cuerpo también potencialmente podría causar efectos no deseados. Lo mismo aplica con CBD.

Advertisement

Desagraciadamente, los efectos secundarios han sido estudiados de la misma forma que los posibles beneficios, lo cual significa que es difícil decir qué debes esperar. Un análisis de 2017 encuentro que los efectos secundarios más comunes eran fatiga, diarrea y cambios en apetito.

CBD también puede afectar los enzimas del hígado, lo cual podría significar que puede cambiar la eficacia de otros medicamentos que estés tomando. El comité de la FDA que evaluó Epidiolex estaba preocupado sobre la posibilidad de causar daño al hígado, así que pacientes que toman la droga quizá tendrán que tener sus enzimas de hígado monitorizados. Si estás experimentado con el aceite CBD por tu propia cuenta, sin embargo, probablemente no tengas esa opción.

Advertisement

Otro problema es que el aceite CBD que pidas posiblemente no contenga lo que debe. Un estudio de 2017 de 84 productos vendidos en línea encontró que solamente un 31% contenía la cantidad de CBD que decía la etiqueta. Por otro lado, un 42% de los productos contenían más de lo que indicaba en la etiqueta, y un 26% contenía menos de lo que señalaba la etiqueta.

En esos casos, algunos contenían muy poco del ingrediente activo por el que estás pagando. Algunos de los productos también contenían THC, aunque la razón por la que compras el aceite CBD es probablemente porque no querías THC (especialmente si lo estás comprado para tu niño enfermo).

¿Es legal?

Si vives en un estado que ha legalizado el cannabis por propósitos médicos y recreativos, entonces no hay problema. No obstante, también hay estados de “solamente CBD”. En estos estados, el cannabis es ilegal, pero no te meterás en problemas por usar el aceite CBD. Como siempre, mira las regulaciones en tu estado o país para estar seguro.

Advertisement

Medical Marijuana Inc, uno de los vendedores de aceite CBD más grandes, afirma que su producto es legal en todos sitios. Pero el New Republic reporta que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos no está de acuerdo, y que considera que el aceite CBD está en la misma clasificación legal que otros productos de cannabis.

Bajo las leyes estatales, es posible que el aceite CBD con una pequeña cantidad de THC podría ser ilegal aunque la ley diga que este último aceite en forma pura es legal. Por lo tanto, importa lo que compras. Como la FDA no regula los productos CBD, nadie está confirmado que estos productos son seguros y puros. Medical Marijuana Inc vende una versión “filtrada, descarboxilada” de su producto que afirma que no tiene THC, pero también cuesta más: $165 por 0.11 kilogramos. La versión cruda cuesta $119.