Es una de esas afirmaciones que todo el mundo ha oĂ­do alguna vez: el agua en un desagĂŒe gira en un sentido segĂșn estemos en el hemisferio norte o en el sur. En puntos turĂ­sticos cercanos al ecuador pueden encontrarse incluso a personas que lo demuestran in situ con un barreño de agua y un embudo. Tiene nombre y todo, Efecto Coriolis. ÂżEs real?

Advertisement

Para demostrarlo, los que son probablemente dos de los mejores videobloggers de ciencia, Destin Sandlin de Smarter Every Day y Derek Muller de Veritasium se han colocado en puntas casi opuestas del globo (uno en América y otro en Australia) y han elaborado una serie de experimentos para determinar, de una vez por todas, si el agua gira realmente hacia un lado o al otro dependiendo del hemisferio.

El resultado son dos vĂ­deos que estĂĄn pensados para reproducirse a la vez y cuyas reproducciones se complementan la una de la otra. Puedes arrancar uno, pausarlo, y luego hacer clic rĂĄpidamente en los dos a la vez, pero si no se sincronizan bien o hay dificultades, herramientas como YouTubeDoubler permiten hacerlo de manera sencilla:

ÂżLa conclusiĂłn? SĂ­, el efecto Coriolis, pese a ser una fuerza relativamente dĂ©bil puede apreciarse a un lado y a otro del globo si se dan las condiciones adecuadas. Pero eso no quiere decir que, en la mayorĂ­a de ocasiones rutinarias, el agua escapando por un desagĂŒe como puede ser el de un inodoro o un lavabo estĂĄ influenciada por factores externos (la direcciĂłn del chorro que llenĂł el recipiente, por ejemplo) antes que por Coriolis.

Advertisement

Para poder apreciarlo realmente tanto Sandlin como Muller tuvieron que llenar una piscina de agua para niños, dejarla reposar durante 24 horas y después vaciarla mientras añadían unas gotas de colorante alimenticio para comprobar en qué dirección giraba el agua. En el hemisferio Sur giró en dirección de las agujas del reloj, en el hemisferio Norte en la dirección opuesta.

Como la Tierra gira sobre su eje (rotaciĂłn) en su viaje alrededor del Sol (traslaciĂłn), “tira” del agua en diferentes direcciones por la conservaciĂłn del momento linear. Es la misma conservaciĂłn, la misma fuerza que lanza nuestro cuerpo hacia adelante cuando damos un frenazo en el coche, por ejemplo, o la misma que hace divertida una montaña rusa.

Advertisement

Coriolis puede ser una fuerza pequeña, de hecho lo es, pero su efecto sí se nota cuando se aplica a gran escala como en huracanes y grandes tormentas. En el hemisferio Sur giran justo al contrario que en el hemisferio Norte.

Un mito que, quizĂĄ como la mayorĂ­a, tiene su parte de verdad y su parte de mentira. Las personas que lo demuestran con un barreño en el ecuador no son mĂĄs que timadores para turistas, y que realmente determinan la direcciĂłn del giro segĂșn desde donde echen el agua. Y lo mismo en un inodoro o en un fregadero.

La realidad es que casi nunca vas a notar el impacto de la fuerza de Coriolis en tu vida diaria, pero con un poco de método científico y eliminando variables e influencias externas, puede comprobarse de manera relativamente sencilla. Misterio resuelto.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)