Un equipo de científicos europeos ha dado con la primera prueba de que en el Paleolítico Superior existió lo más parecido a un “dentista” prehistórico. Imagina intentar curar una caries de una muela infectada escarbando el diente con objetos puntiagudos de piedra. Eso es justo lo que ocurrió hace 14.000 años.

El hallazo, publicado en Scientific Reports, es importante porque ofrece nuevas pistas sobre la vida y técnicas utilizadas durante el Paleolítico Superior y hasta ahora desconocidas. Se sabía que nuestros ancestros hominidos utilizaban algo parecido a palillos para limpiarse los dientes, pero esto databa del Neolítico (9.000 a 7.000 años). Ahora es la primera prueba que se encuentra de que, además, intentaban procurarse cuidados dentales mediante intervenciones rudimentarias y herramientas puntiagudas de piedra, y en un periodo aún más antiguo.

El equipo de investigadores, dirigido por la Universidad de Bolonia y Ferrara, analizó en detalle un molar inferior izquierdo afectado de caries de un hombre de unos 25 años que murió durante el Paleolítico Superior. Se trata de los restos del conocido como Hombre de Villabruna, encontrados en una pequeña localidad al Norte de Italia. Utilizando microscopios electrónicos encontraron estrías en el interior del molar que coincidían con herramientas puntiagudas de piedra utilizadas durante esa época.

Foto: Vista frontal y lateral del cráneo de Villabruna, el molar analizado y las herramientas utilizadas para los “cuidados” dentales. (M. Romandini - terraeantiqvae)

Foto: Vista a microscopio electrónico de las estrías y marcas producidas en la muela. (M. Romandini - terraeantiqvae)

Advertisement

Según Stefano Benazzi, coordinador del proyecto, “el diente del Hombre de Villabruna es la evidencia más antigua de una intervención manual sobre una patología (la caries). Este hallazgo también sugiere que, a finales del Paleolítico Superior, el hombre era consciente de los efectos nocivos de la infección por caries, y de la necesidad de intervenir”, explica en un comunicado y en el informe. Y todo ello sin anestesia. Prohibido quejarse la próxima vez que vayas al dentista. [Scientific Reports/Nature y terraeantiqvae vía Atlas Obscura]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)