Image: Heinz

Heinz tiene un problema: los hábitos alimenticios están cambiando y cada vez más gente elige salsas con menos calorías. En Estados Unidos, las ventas de mayonesa cayeron un 6,7% entre 2012 y 2017: hay que hacer algo. Y algo se va a hacer, pero no es exactamente lo que esperas.

El mítico fabricante de salsas ha presentado dos nuevas marcas: Heinz Mayo, una mayonesa que usa ingredientes simples y huevos de gallinas libres de jaulas, y “mayochup”, su propia mezcla de mayonesa y ketchup.

Advertisement

La pregunta es dónde está el invento. Eso de mezclar mayonesa y ketchup lo llevamos haciendo desde pequeños para mojar las papas fritas, y en algunos países es toda una tradición. En España se llama “salsa rosa” y se usa para mojar gambas, al igual que en Colombia y Venezuela, donde la conocen como “salsa rosada” y a veces le añaden cebolla y picante.

En México se usa el nombre de “salsa mil islas” y se sofistica su receta con condimentos y ajíes. En Puerto Rico también la hicieron propia con el apodo “mayoketchup” (“2018 y ahora los gringos se enteran del mayoketchup”, tuiteó un puertorriqueño sorprendido. “Esto es más boricua que el coquí”).

Advertisement

Image: Heinz

En Argentina la llaman “salsa golf” y cuentan que la inventó Luis Federico Leloir en 1925 mientras comía gambas con amigos en el Mar de Plata Golf Club. El argentino acabaría ganando el Premio Nobel de Química en 1970 por el descubrimiento de los nucleótidos de azúcar, pero se arrepintió toda la vida de no haber registrado el invento que pudo hacerlo millonario.

En Francia, los restaurantes turcos la ofrecen como “salsa cóctel”. En Alemania venden un producto con forma de tubo de pasta de dientes llamado Rot Weiss (“rojo blanco”) que contiene mayonesa y ketchup sin mezclar y que forma un churro con líneas blancas y rojas al exprimir. En Suecia es popular la “salsa Rhode Island” como aderezo de ensaladas.

Advertisement

Ni siquiera en Estados Unidos, donde Heinz pondrá a la venta la mayochup este mismo año, es una novedad. En Utah, la “Fry sauce” es un condimento básico desde hace décadas. Y en New Hampshire dicen que inventaron la “Russian dressing” en 1910. Aunque la receta más común es la “mil islas”.

Heinz sabe que se está metiendo en terreno pantanoso y en lugar de adoptar la propuesta inicial de “mayochup” la mantendrá como una opción más entre 92 alternativas. Cuando la salsa llegue al mercado, podrá comprarse con la etiqueta que uno prefiera sin ofenderse: desde “1000 island” y “Fry sauce” hasta “awesome sauce” o “best sauce ever”.

[The Wall Street Journal, Univision Noticias]