La enorme vela solar de la nave Lightsail se ha desplegado con éxito

(Actualizado: ya ha enviado su primera foto). Ha funcionado. La nave Lightsail, el proyecto de la Planetary Society impulsado por el divulgador científico Bill Nye, ha desplegado con éxito sus enormes velas solares en el espacio. Un problema de software había hecho perder el contacto con el aparato, pero hace solo unas horas sus responsables han podido desplegar con éxito la enorme vela solar.

Advertisement

Así lo confirmaba Bill Nye hace solo unas horas. “¡La vela se ha desplegado!”. El proyecto se había encontrado con problemas desde su lanzamiento el pasado 20 de mayo. El principal fue un fallo de software que había cortado las comunicaciones con el aparato y hacía imposible el despliegue de la enorme vela solar de 32 metros cuadrados. La semana pasada un rayo cósmico procedente del Sol hizo que, casi milagrosamente, la nave se reiniciara y se recuperaran las comunicaciones y control del aparato. Ahora se ha podido confirmar que la nave ha desplegado su vela solar.

Hoy lunes se espera que la nave Lightsail envíe fotos para confirmar 100% el correcto despliegue. La nave es en realidad bastante pequeña. Está compuesta de tres satélites Cubesat de 10 x 10 centímetros especialmente modificados para la ocasión. Plegada, mide solo 10 centímetros de lado en la base y 30 centímetros de largo. Pero la vela desplegada ocupa una superficie de 32 metros cuadrados.

Advertisement

Lightsail es el resultado de años de trabajo en The Planetary Society, una fundación privada sin ánimo de lucro creada en 1980 por Carl Sagan. El popular astrofísico y divulgador mostró al mundo en 1976 el concepto del Lightsail, una nave con una enorme vela impulsada únicamente por el viento solar. Hoy se ha hecho realidad, aunque tampoco 100% como se esperaba.

Advertisement

La órbita de Lightsail es ahora mismo demasiado baja como para evitar el arrastre de la atmósfera hacia la Tierra, por lo que la nave caerá poco a poco en los próximos días. La órbita no es lo suficientemente alta como para probar la navegación por viento solar de la vela. Aún así, era justo lo que se pretendía: un primer lanzamiento para conocer que la idea era posible y también qué podía ir mal de cara a un segundo lanzamiento el año que viene. Ya queda menos. [vía Planetary Society y Bill Nye]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story