Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Las facturas telefónicas de estas águilas en migración eran tan altas que los investigadores tuvieron que sacar un préstamo para pagarlas

Al parecer, las águilas no suelen considerar los costes de roaming cuando están en migración.
Foto: Vidar Nordli-Mathisen (Unsplash)

Los seres humanos no son los únicos que pueden terminar con factures de móvil elevadas debido al roaming. Esa es la dura lección que han aprendido recientemente unos investigadores rusos que estudian la migración de las águilas con transmisores que mandan mensajes de SMS.

Advertisement

El problema, como se pueden imaginar, empezó cuando una de las 13 águilas en el proyecto volaron a países que estaban fuera de la red del operador telefónico. En un caso, un águila llamada Min viajó a Iran en vez de a Kazajstán. En Iran, mandar un SMS costaba aproximadamente 77 céntimos por mensaje, mientras que en Kazajstán costaba 30 céntimos por mensaje.

“Realmente nos dejaron sin un céntimo”, afirmó Igor Karyakin, un investigador del proyecto.

Karyakin es parte de un equipo de investigadores voluntarios en el Centro de Rehabilitación de Animales Salvajes en Novosibirsk. El equipo tiene como objetivo hacer un seguimiento de las águilas esteparias, una especie amenazada en Rusia y Asia central, y asegurarse de que viajan a lugares seguros. Hacen esto mediante las coordenadas de los mensajes de SMS que emiten los transmisores de las águilas y con imágenes de satélites.

De acuerdo con los investigadores, el coste de los mensajes de Min consumió todo el presupuesto asignado al proyecto, lo cual condujo a que tomaran otras medidas para financiarlo.

Advertisement

Por un lado, sacaron un préstamo. También decidieron hacer una campaña de crowdfunding, titulada “Recarga los móviles de las águilas”, para financiar el coste de los mensajes. La campaña recaudó más de 1.400 dólares.

Advertisement

Además, los investigadores recibieron otra ayuda inesperada del operador telefónico ruso Megafon. Cuando la empresa se dio cuenta del problema que había causado el viaje de Min, canceló la deuda adquirida en Irán y le aplicó una tarifa más baja a todo el proyecto.

Las águilas esteparias viven la mayor parte del año en Siberia y Kazajstán, pero viajan al sur de Asia en invierno. El equipo ha vuelto a trabajar con una preocupación menos gracias a las contribuciones de la campaña de crowdfunding y Megafon.

Advertisement

Seguro que están aliviados de que ya no tienen que preocuparse por si el águila Min decide desviarse de su ruta otra vez.

[BBC y The Verge]

Share This Story