Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

La NASA responde a 10 preguntas sobre cómo detectar y desviar asteroides peligrosos para la Tierra

Ilustración: NASA/Don Davis

¿Cuántos asteroides peligrosos conocemos? ¿Qué pasa si uno se acerca demasiado a nuestro planeta? La NASA ha querido dar respuesta a 10 preguntas frecuentes sobre asteroides, meteoritos y NEOs en un reciente post del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL). Son estas:

¿Por qué hay asteroides impactan la Tierra?

Los asteroides giran alrededo del Sol como nosotros. A veces la gravedad de otros planetas o de asteroides más grandes afecta a sus órbitas y provoca un desvío. Con el paso del tiempo, ese desvío puede llevar el asteroide a entrar en una órbita próxima a la Tierra. Si se acerca a menos de 30 millones de kilómetros de nuestro planeta lo clasificamos como Objeto Cercano a la Tierra o NEO por sus siglas en inglés. Al tratarse de objetos que orbitan el Sol como nosotros a menudo pasan cerca de la Tierra con una cierta periodicidad.

Advertisement

¿Por qué los consideramos una amenaza ahora y no antes?

Básicamente porque no éramos conscientes de que eran una amenaza. Hasta los años 80 no tuvimos indicios de que la extinción de los dinosaurios se debió a un meteorito caído en lo que hoy es el cráter de Chicxulub. No vimos un impacto en directo hasta que Shoemaker-Levy 9 impactó Júpiter en 1994.

¿Cada cuánto impactan?

Cada día caen a la Tierra unas 100 toneladas de materiales. La mayor parte es polvo, arena y pequeñas rocas que se desintegran en la atmósfera formando lo que conocemos como estrellas fugaces. Cada cierto tiempo atravesamos regiones del Sistema Solar con alta densidad de estas partículas y se produce lo que conocemos como una lluvia de estrellas (las perséidas, las gemínidas, etc...). Los meteoritos tan grandes como una casa que no se desintegran del todo al entrar en la atmósfera suceden con una frecuencia de décadas. El de Chelyabinsk, en Rusia, es un ejemplo reciente.

Advertisement

¿Quién lleva la cuenta?

El grupo que lleva la cuenta de los NEO es el Centro de Planetas Menores (Minor Planet Center o MPC) en Cambridge, Massachusetts. Cuando un astrónomo detecta un nuevo asteroide o cometa cercano remite sus datos a este centro, que es el encargado de calcular sus futuras trayectorias.

Advertisement
Tres imágenes de radar del NEO 2003 SD220 tomadas desde la Tierra.
Foto: NASA/JPL-Caltech/GSSR/NSF/GBO

¿Hay alguna organización encargada de buscarlos?

En 1998 y por orden del congreso, la NASA fundó el programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra (Near-Earth Object Observations o NEOO). Hay varios equipos de astrónomos en todo el mundo dedicados ahora mismo a la deteción y seguimiento de NEOs. Sus datos proceden de diferentes observatorios a lo largo y ancho del planeta. El programa NEOO también se encarga de calcular con precisión la órbita del objeto.

Advertisement

¿Cómo se buscan los más grandes y peligrosos?

En 1998, que es cuando comenzamos a catalogar NEOs, conocíamos unos 500 de estos objetos. Para 2010 ya se conoce el 90% de los alrededor de 1.000 asteroides cercanos de más de un kilómetro. La NASA prioriza encontrar estos asteroides porque su impacto sobre la Tierra tendría consecuencias globales. Aún se siguen descubriendo algunos nuevos cada año. Se estima que nos falta por tener monitorizados alrededor de unas pocas docenas.

Advertisement

¿A qué distancia pasan?

No existe una clasificación para un paso cercano a la Tierra. Normalmente se considera que pasan demasiado cerca cuando lo hacen a menor distancia de la que nos separa de nuestra Luna. En la práctica, esto sigue siendo muchísima distancia. La Luna está a 385.000 km de la Tierra. Si la Tierra fuera un balón de baloncesto, la Luna sería una pelota de tenis a siete metros de distancia.

Advertisement

¿Sabemos cómo son de cerca estos asteroides?

Sí, ahora mismo hay dos misiones de naves enviadas a analizar asteroides e incluso tomar muestras de su superficie: OSIRIS-REx para la NASA y Hayabusa 2 para la Agencia Espacial Japonesa sobre el asteroide Ryugu. Se espera que la primera vuelva con una muestra del asteroide Bennu en 2023.

Advertisement

¿Podemos desviar un asteroide?

Un asteroide puede ser desviado de su curso si se detecta con el tiempo suficiente como para lanzar una nave que lo intercepte. La NASA investiga varias posibles maneras de desviar el asteroide de su curso. La principal es golpearlo con un proyectil. Esa prueba es el objetivo de la misión Double-Asteroid Redirection Test (DART), que despegará en 2021.

Advertisement

El objetivo de DART es Didymos B, el más pequeño de un asteroide binario NEO. La nave chocará contra la roca del tamaño de un estadio de fútbol y los astrónomos medirán desde la Tierra cómo afecta el impacto a su órbita sobre Didymos A. Si detectamos un asteroide con una trayectoria potencialmente peligrosa diez años antes de que impacte podemos eliminar el riesgo modificando su órbita de esta forma con mucha antelación. [vía NASA JPL]

Share This Story

Get our newsletter

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key