Un asteroide explotó sobre el mar con la energía de diez bombas de Hiroshima, y no lo vimos

Foto: Satélite Himawari (Agencia Meteorológica de Japón)

El pasado 18 de diciembre, un asteroide impactó en la atmósfera a 32 kilómetros por segundo liberando una energía de 173 kilotones, el equivalente a diez bombas atómicas de Hiroshima. La explosión tuvo lugar sobre el mar de Bering, cerca de la remota península de Kamchatka, y ha pasado desapercibida hasta ahora.

Según la BBC, la roca de 10 metros recorrió la atmósfera en una trayectoria de 7 grados, explotando a 25,6 kilómetros de la superficie de la Tierra. Es el segundo bólido más grande que la NASA ha registrado en 30 años, justo por detrás del meteorito que cayó sobre Cheliábinsk en 2013 con una energía de 440 kilotones. Al estallar sobre el agua, no provocó daños ni llamó la atención.

Advertisement

Fotografiado por los satélites

El meteoro fue descubierto gracias a las estaciones de detección de infrasonidos que se desplegaron durante la Guerra Fría para vigilar ensayos nucleares. También fue captado por los satélites de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y el satélite Himawari de la Agencia Meteorológica de Japón, cuyas fotos compartió en Twitter el meteorólogo Simon Proud.

Kelly Fast, director del programa de observaciones de objetos cercanos a la Tierra de la NASA, ofreció los primeros detalles del evento en una conferencia en Texas. Aunque la Tierra es bombardeada constantemente por objetos provenientes del espacio exterior, un asteroide de este tamaño solo alcanza el planeta dos o tres veces cada 100 años.

Muy difíciles de encontrar

La NASA tiene el objetivo de encontrar el 90% de los objetos de más de 140 metros que se acerquen a la Tierra a partir de 2020, pero las rocas de menor diámetro seguirán siendo problema. Incapaces de causar un efecto global, estos objetos más pequeños pueden provocar daños materiales y lesiones si caen en áreas pobladas, como ocurrió en Cheliábinsk hace seis años.

Advertisement

En 2006, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA propuso lanzar un telescopio de infrarrojos llamado NEOCam para estudiar este tipo de objetos, pero la misión aún no tiene fecha de lanzamiento. Aunque los astrónomos sean muy buenos calculando dónde ocurrirá el impacto de un asteroide conocido (lo hicieron en octubre de 2018 con un objeto de solo tres metros), localizar objetos pequeños antes de que alcancen la Tierra es otro cantar.

Share This Story

About the author

Matías S. Zavia

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: 08B1 8FBD 5DA0 45F1 2C2D F329 BD6D 0689 6FB2 7BEBPGP Key