Cada a√Īo, decenas de especies marinas como ballenas, delfines, o calamares gigantes acaban encalladas en las costas. Uno de los factores que da√Īa y desorienta a estos animales es el ruido que generan los barcos, as√≠ que la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas ha decidido tomar cartas en el asunto.

La ONU, a trav√©s de la Organizaci√≥n Mar√≠tima Internacional, ha hecho p√ļblico un estudio en el que relaciona la desorientaci√≥n de los animales marinos con la contaminaci√≥n ac√ļstica de baja frecuencia que emiten los propulsores de los barcos.

El ruido de los barcos, de hecho, emite en una frecuencia que no solo desorienta a los cet√°ceos, sino que llega a causar da√Īos f√≠sicos en los √≥rganos internos de moluscos como los calamares, los pulpos o las sepias. El documento de la ONU es una nueva normativa maestra para reducir el nivel de ruido.

Algunos de los propulsores que se instalan en los barcos m√°s nuevos ya cuentan con tecnolog√≠as que amortiguan el sonido. Los nuevos dise√Īos de h√©lices son m√°s silenciosos y aprovechan mejor la energ√≠a, pero el silencio marino dista mucho de ser una norma todav√≠a. De momento, la nueva normativa de la ONU no tiene car√°cter vinculante para las empresas navieras. Es tan solo una recomendaci√≥n. Sin embargo, si el problema persiste, Naciones Unidas tiene el poder para convertirlo en una ley de obligado cumplimiento para las compa√Ī√≠as de los estados miembros. [ONU v√≠a New Scientist]

Foto: Ethan Daniels / Shutterstock