Photo: Universidad de Louisiana

Existe un pu√Īado de especies de lagarto en Nueva Guinea que comparte dos caracter√≠sticas muy inusuales. La primera es que tienen la sangre verde. La segunda es que deber√≠an estar muertos. Contra todo pron√≥stico gozan de buena salud, y la ciencia apenas ha comenzado a entender por qu√©.

La sangre de estas subespecies conocidas como escincos de Nueva Guinea (Prasinohaema)¬†lo ti√Īe todo: m√ļsculos, sangre, mucosas... hasta los huesos son de una tonalidad verdosa. La sustancia responsable de esta coloraci√≥n se llama biliverdina y no es exclusiva de los lagartos. La biliverdina es un subproducto de la desintegraci√≥n de la hemoglobina. En los seres humanos se sintetiza r√°pidamente en bilirrubina y excreta a trav√©s de las heces porque es t√≥xica en altas concentraciones.

Advertisement

El organismo de los escincos de Nueva Guinea tiene concentraciones de la sustancia 40 veces superiores a las que podr√≠an matar a un ser humano. Sin embargo no parece experimentar ning√ļn malestar por ello. La cuesti√≥n es que los bi√≥logos no est√°n seguros de c√≥mo hacen los Prasinohaema para no verse afectados por la biliverdina. Algunas especies de pez abisal con similares concentraciones emplean una prote√≠na que se adhiere a la biliverdina y anula sus efectos, pero no es este el caso.

Para hacer la cuesti√≥n m√°s compleja, tampoco se sabe a ciencia cierta cu√°l es la ventaja evolutiva de saturar el organismo con esta sustancia. La biliverdina es un subproducto que no cumple funciones espec√≠ficas. Al principio se cre√≠a que era alg√ļn tipo de mecanismo de defensa contra depredadores, pero no es ese el caso. Los escincos de Nueva Guinea siguen siendo comestibles para muchas otras especies.

Advertisement

Se cree que la biliverdina cumple una función crucial, pero para combatir a un enemigo mucho más insidioso: la malaria. Los investigadores creen que la sustancia controla la expansión en la sangre de ciertos parásitos como los causantes de la malaria (que debilita a los reptiles de sangre roja). Otra posibilidad derivada de experimentos más recientes sugiere que la sustancia previene la inflamación.

En uno u otro caso es un objeto de estudio realmente valioso para la medicina, pero para ello primero es necesario saber si se trata de una mutaci√≥n casual o no, y eso es precisamente lo que ha logrado un nuevo estudio. Expertos en gen√©tica de la Universidad de Louisiana han estudiado todo el √°rbol gen√©tico de los Prasinohaema y han llegado a una interesante conclusi√≥n, la sangre verde es el resultado de un proceso de evoluci√≥n reiterada. Diferentes especies han ganado esa cualidad siguiendo caminos separados, lo que significa que se trata muy posiblemente de una ventaja evolutiva en respuesta al entorno. Es un paso muy importante para determinar, de una vez por todas, por qu√© una especie decide convertir en su se√Īa de identidad una sustancia que resulta mortal para casi todas las dem√°s. [v√≠a Science Mag]