El invierno ya estĂĄ aquĂ­, y es importante quitarse la sal que le echan a las carreteras con nieve antes de que se convierte en polvo. La mejor manera de eliminar la sal (o la suciedad) es un buen lavado, pero que el cielo te asista si te metes en un tĂșnel de lavado. Un experto en pintura explica por quĂ©.

Advertisement

La idea original para este artĂ­culo surgiĂł a raĂ­z de una conversaciĂłn en Twitter con Sam Smith de la revista Road & Track y un buen amigo ademĂĄs de notorio bromista del que no debes fiarte. Cuando publiquĂ© orgulloso una foto de mi nuevo Lexus pasando por el tĂșnel de lavado, sucediĂł esto:

-El primer baño del bebé-

-¥LÁVALO A MANO, INGRATO!-

-NO TIENE CEPILLOS. TODO VA BIEN. Ademås es solo por la sal y es un coñazo y medio tener que meterme ahí abajo a mano-

-Y un carajo todo va bien. Lo de que sin cepillos no daña la pintura es una mentira perpetuada por Big Flappywheel. No pienso hablarte en una temporada (inspira y se da la vuelta mirando al horizonte). ÂĄVETE A LAS MANGUERAS DE ALTA PRESIÓN QUE FUNCIONAN CON MONEDAS, INGRATO!

Advertisement

Aunque Sam resultaba convincente, no llegĂł a explicarme por quĂ© lo que estaba haciendo era tan grave y me lo tomĂ© como uno de esos miedos basado en viejos prejuicios. El tĂșnel de lavado en el que metĂ­ mi querido Lexus era de los que no tienen cepillos, y sus amorosos y suaves rodillos le quitarĂ­an la sal al auto antes de que pudiera corroer los bajos. PodĂ­a estar tranquilo.

Foto: MIchael Ballaban/Jalopnik

Error. Estaba en un error del que me sacĂł Paul Lamberty, responsable de investigaciĂłn de acabados para la industria automotriz de AmĂ©rica del Norte en la compañía Basf. En pocas palabras, Paul es un tipo que lo sabe todo sobre pintura de automĂłviles y sobre lo que pasa cuando la metes en un tĂșnel de lavado.

Advertisement

“Es como someter tu automĂłvil a un sistema de chorro de arena”, me explicĂł por telĂ©fono. El problema no son las mopas o que el tĂșnel de lavado no tenga cepillos o que use esponjas. El problema son los demĂĄs automĂłviles que entran al tĂșnel antes que el tuyo.

Si el coche que entra inmediatamente antes que el tuyo en el tĂșnel estĂĄ muy sucio, es probable que deje los rodillos del sistema llenos de barro y arena, y ese barro y arena no son mĂĄs que diminutos fragmentos de piedra, algunos tan duros y abrasivos como el granito. La porquerĂ­a tiende a quedarse pegada a los rodillos del tĂșnel de lavado y al cabo de un tiempo cualquier suave esponja termina como papel de lija. “En serio, he visto algunos tĂșneles en los que las esponjas son grises y marrones de la mierda que tienen”, añade Lamberty.

La alta velocidad a la que giran los rodillos y el agua a alta presiĂłn frotan vigorosamente toda esa arena, polvo y piedra por todo tu automĂłvil. Cuando llega el aclarado, aparte de la suciedad se va una pequeña cantidad de pintura. “Me da igual quĂ© tipo de tĂșnel de lavado es. Si tiene un medio sucio, te puede estropear la pintura”, puntualiza este experto.

Advertisement

El resultado de este trato es algo llamado telaraña de microabrasiones, que bĂĄsicamente tiene el aspecto que sugiere su nombre. Por supuesto, no tienes que llevar tu auto al desguace por haberlo metido un par de veces en el tĂșnel de lavado. Todos los automĂłviles salen de fĂĄbrica con un acabado transparente que proporciona un cierto nivel de protecciĂłn. Incluso si la pintura sufre alguna deformaciĂłn, esta puede desaparecer con solo aplicar un poco de calor. Hasta el del Sol vale. Lo que no es buena idea es que uses el tĂșnel de lavado repetidamente a lo largo de la vida del vehĂ­culo.

Las microabrasiones no son algo que notarås al principio. Suelen ser aparentes tras unos 10 años de maltrato.

No obstante, Lamberty avisa de que no todos los modelos vienen con el mismo grado de protecciĂłn antirayones. Algunos autos solo disponen de una capa de barniz de grado intermedio. Averiguar quĂ© grado de protecciĂłn tiene la pintura de nuestro coche es muy difĂ­cil. El hecho de que sea un modelo de alta gama no significa que el fabricante haya optado por el barniz protector mĂĄs caro. Es mĂĄs, algunos modelos tienen diferentes acabados en funciĂłn de dĂłnde se ensamblan y pintan. El Ford F-150, por ejemplo, tiene diferentes estĂĄndares de barniz protector segĂșn salga de la planta de Kansas City o de la de Michigan. Ambos acabados estĂĄn aprobados por el fabricante, pero no son iguales.

Advertisement

Lamberty termina recomendando que, si lo que quieres es quitarle la sal al coche, lo laves a mano. Primero se aclara suavemente para eliminar la suciedad incrustada y luego se lava con esponja. Este vĂ­deo de media hora explica cĂłmo lo hace un profesional.

Para terminar, le preguntĂ© a Lamberty si Ă©l usaba los tĂșneles de lavado:

Tengo 18 automĂłviles en mi colecciĂłn personal, desde un modelo de 1922 en adelante. Mi favorito es un BMW M3 de 1999 y te puedo asegurar que jamĂĄs ha pisado un tĂșnel de lavado.