Imagen: Ana Junqueira and Stephan Schuster

Nunca es agradable ver a una mosca sentarse en lo que te ibas a comer. Una nueva investigación ha encontrado que estás justificado si quieres tirar ese delicioso trozo de comida (donde ha estado la mosca) a la basura.

Advertisement

La nueva investigaci√≥n fue publicada en el diario Scientific Reports y demuestra que dos tipos de moscas comunes ‚ÄĒ la mosca dom√©stica y el moscard√≥n ‚ÄĒ son capaces de transportar cientos de especies de bacterias diferentes, muchas de las cuales son peligrosas para los humanos. Dado que estas las moscas nacen de la materia fecal y la carro√Īa, los hallazgos no son un total sorpresa. No obstante, es el primer estudio en el cual se analiza los contenidos del intestino en detalle y tambi√©n eval√ļa la habilidad de las moscas de transportar y contagiar g√©rmenes.

Ya que a las moscas les gusta estar cerca de los humanos, desgraciadamente, estos hallazgos son un poco preocupantes.

‚ÄúCreemos que esto posiblemente demuestre que las moscas tienen un mecanismo para las transmisi√≥n de pat√≥genos que ha sido ignorado por los profesionales de salud. [Nuestra investigaci√≥n demuestra] que las moscas quiz√° contribuyen a la transmisi√≥n r√°pida de pat√≥genos durante los brotes epid√©micos‚ÄĚ, declar√≥ Donald Bryant, un coautor del nuevo estudio y un profesor en la Universidad de Pennsylvania.

Advertisement

Imagen: Ana Junqueira and Stephan Schuster

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron el microbioma de 116 moscas domésticas y moscardones de tres continentes diferentes. Además de detectar y clasificar los diferentes gérmenes en los estómagos de las moscas, los científicos también estudiaron el contenido microbiano de las partes del cuerpo de los insectos. Encontraron que las piernas son el principal vehículo de transmisión de organismos microbianos de una superficie a otra.

Advertisement

‚ÄúLas piernas y las alas tienen la actividad microbiana m√°s alta en el cuerpo de la mosca, lo cual sugiere que las bacterias utilizan a las moscas como un autob√ļs a√©reo‚ÄĚ, dijo Stephan Schuster, un coautor del estudio. ‚ÄúPuede ser que las bacterias sobrevivan su viaje, creciendo y extendi√©ndose en una nueva superficie. De hecho, el estudio demuestra que con cada paso (de los cientos que toma una mosca) el insecto deja una el estado microbiano de una colonia si la nueva superficie es adecuada para el crecimiento de bacterias‚ÄĚ.

La distribución y abundancia de las 33 especies de bacterias compartidas de las moscas analizadas. Imagen: A.C.M. Junqueira et al., 2017

En resumen: qu√© asco. En 15 casos, investigadores encontraron rastros del pat√≥geno humano Helicobacter pylori ‚ÄĒ lo cual causa √ļlceras en los intestinos humanos ‚ÄĒ en moscardones de Brasil. Antes de este estudio, cient√≠ficos nunca hab√≠an considerado que las moscas pod√≠an ser portadores de esta enfermedad.

Advertisement

Los investigadores también aprendieron que los moscardones y las moscas domésticas son muy similares en cuanto al contenido de sus estómagos. Comparten más de un 50% de su microbioma, una mezcla nefasta de microorganismos que las moscas cogen de sus alrededores. Curiosamente, las moscas de las granjas tenían menos gérmenes que esas en entornos urbanos.

‚Äú[Estos hallazgos] te har√°n pensar dos veces antes de comer esa ensalada de patatas que ha estado fuera sin tapar en tu pr√≥ximo p√≠cnic‚ÄĚ, coment√≥ Bryant. ‚ÄúSer√≠a mejor tener un p√≠cnic en un bosque muy lejos de los entornos urbanos y no un parque central‚ÄĚ.

Advertisement

[Scientific Reports]