Imagen: AP

El departamento de forenses del condado de Los Ángeles ha concluido que la actriz Carrie Fisher murió de apnea del sueño y otros factores, según un informe inicial publicado recientemente por la organización. El informe también destaca que Fisher había tomado drogas, pero no especifica cuáles fueron y cuándo las consumió.

Además, los forenses también encontraron que Fisher sufría de aterosclerosis coronaria, una enfermedad en donde las grasas, el colesterol y otras substancias se acumulan en las paredes de las arterias. No obstante, no estaba claro qué rol tuvieron estos factores en la muerte de la actriz. En el informe, los forenses concluyeron que la manera de muerte era indeterminada.

Fisher murió en diciembre a los 60 años después de sufrir un infarto en un avión destinado a Los Ángeles. Había estado en medio de una gira después de la publicación de su libro, The Princess Diarist. Su madre, Debbie Reynolds, falleció un día después que su hija. Fisher es más conocida por interpretar el papel de la Princesa Leia en Star Wars aunque también trabajó como humorista y escritora.

Después de que se publicara el informe de los forenses, la hija de Fisher, Billie Lourd, comentó que su madre había batallado con la adicción de drogas y la enfermedad mental toda su vida. “Al final, murió de ello”, afirmó Lourd.

Explicó que Fisher había sido honesta sobre sus problemas y había trabajado para combatir el estigma relacionado con estas enfermedades.

Advertisement

“Yo conozco a mi madre”, declaró Lourd. “Ella hubiera querido que su muerte impulsara a las personas a ser más abiertos sobre sus batallas. Debes de pedir ayudar y pelear para recibir financiación del gobierno para programas de salud mental. La vergüenza y los estigmas sociales son los enemigos del progreso para la búsqueda de soluciones y, finalmente, una cura para ellos”.

Actualización 19 de junio: El informe completo de la muerte de Carrie Fisher fue publicado hoy e incluye nueva información sobre la muerte de la actriz, según el Associated Press. Afirma que Fisher tenía cocaína, heroína, éxtasis y otros opiáceos en su sistema cuando murió.

Los forenses determinaron que Fisher pudo haber tomado la cocaína tres días antes de que se montara en el avión a Los Ángeles. No estaba claro cuándo la actriz se había tomado las otras drogas ni tampoco qué impacto habían tenido.

[CNNLos Angeles Times y Associated Press]