Foto: Lee / Flickr, bajo licencia Creative Commons

En abril de este mismo a√Īo, Australia tom√≥ una decisi√≥n muy pol√©mica: exterminar a dos millones de gatos callejeros. La maniobra, aunque extrema, ha resultado ser acertada. Un nuevo estudio sobre extinciones a nivel global acaba de colorear de negro la reputaci√≥n de estos animales. Son responsables directos de la desaparici√≥n de al menos 63 especies.

Advertisement

La decisi√≥n de Australia de acabar con la poblaci√≥n de gatos callejeros se debe precisamente a que eran la principal amenaza para el perico nocturno de Australia (Pezoporus occidentalis), un lorito en grave peligro de extinci√≥n. En el resto del mundo, los gatos callejeros y ferales han cazado hasta la extinci√≥n a especies enteras de p√°jaros, peque√Īos mam√≠feros y reptiles. Solo hay una especie invasiva m√°s peligrosa: las ratas, que est√°n asociadas directamente a la desaparici√≥n de 75 especies en los √ļltimos 500 a√Īos.

Foto: Wikimedia Commons

En realidad, los gatos son solo la punta de lanza del auténtico responsable de estas extinciones, que es ser humano. El estudio recien publicado en Proceedings of the National Academies of Sciences, es el primero en catalogar de manera exhaustiva las extinciones provocadas por especies introducidas por el hombre en otros ecosistemas. En los primeros puestos de la lista junto a los gatos y las ratas están los cerdos y los perros.

Advertisement

En el √ļltimo medio siglo, estos cuatro animales combinados se han convertido en un aut√©ntico desastre ecol√≥gico que ha colaborado conjuntamente a la extinci√≥n de 87 especies de aves, 45 de mam√≠feros y 10 de reptiles, con otras 21 especies cuya desaparici√≥n a√ļn est√° pendiente de confirmar. Actualmente, la actividad de gatos, perros, ratas y cerdos amenaza a otras 596 especies.

Ratas y cerdos pueden ser otro asunto, pero el caso de gatos y perros está directamente en nuestras manos. Cada animal abandonado o mal alimentado es un candidato más a engrosar el ejército de especies invasoras que amenazan ecosistemas delicados. [vía Proceedings of the National Academies of Sciences]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.