El hecho de que los murci√©lagos cuentan con un biosonar o ‚Äúsonar interno‚ÄĚ que les permite ubicarse al hacer uso de la ecolocalizaci√≥n es bastante conocido. Pero un equipo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv ha demostrado que no solo emiten ultrasonidos, sino que abren y cierran la boca para ampliar su alcance.

Advertisement

Por ahora, los investigadores han podido demostrar en un solo tipo de murci√©lago esta peculiar habilidad o caracter√≠stica (el Hypsugo Ariel), pero su objetivo es generalizar su descubrimiento entre toda la especie. En general, los murci√©lagos pueden hacer ‚Äúzoom‚ÄĚ de su sonar interno dependiendo de su entorno, y para ello abren o cierran la boca en distintos grados, lo que les permite tener un mayor alcance y, por tanto, una ‚Äúimagen‚ÄĚ mas clara de su entorno.

Para descubrirlo el equipo de Tel Aviv ha creado un entorno artificial, un ambiente cerrado y lleno de c√°maras de alta velocidad y micr√≥fonos de ultrasonido, adem√°s de un t√ļnel que llevaba a un estanque en el que se supone los murci√©lagos podr√≠an tomar agua. Durante varias sesiones y mucho tiempo grabaron el vuelo de los murci√©lagos y descubrieron que el √°ngulo de abertura de sus bocas cambiaba, sobre todo al pasar por ciertas √°reas, y junto a ello el sonido que emit√≠an era distinto.

Estamos hablando de una acci√≥n que se genera en una cantidad de tiempo m√≠nima, inferior a un segundo, y a√ļn as√≠ gracias al uso de tecnolog√≠a especial, han podido demostrarlo. Por supuesto, el experimento tambi√©n fue realizado en un entorno natural, para salir de dudas acerca de si esto era efecto del entorno artificial o no. Los investigadores descubrieron que, mientras m√°s reducido el espacio, los murci√©lagos abr√≠an m√°s sus bocas.

Advertisement

Este descubrimiento permitirá a la comunidad científica conocer un poco más acerca del funcionamiento de la ecolocalización en los animales, un sistema de percepción fascinante que también usan los delfines. Para los investigadores es sorprendente la forma en la que los murciélagos no solo manipulan, a su antojo, la forma de la onda de sonido que producen con su biosonar, sino también cómo pueden dirigir estas ondas de diferentes formas en diferentes espacios, simplemente con abrir o cerrar sus bocas. [vía Phys]

Foto: Wikimedia Commons.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)