Aunque la escena parece sacada de una pesadilla, en realidad es posible que la araña no haya asesinado el ratón, sino que se lo encontrara ya muerto y aprovechara la oportunidad de almuerzo. Graham Millage y Helen Smith son los expertos en arácnidos del Museo de Australia. La pareja de científicos explica a The Guardian que, aunque es poco habitual, en ocasiones las arañas Huntsman cazan pequeños invertebrados como pájaros y lagartijas. Smith pone en duda que el veneno de la araña sea suficiente como para matar al ratón antes de que este huya, y apunta a la posibilidad de que ya estuviera muerto.

Advertisement

Está muy bien, pero eso no debería servir para ignorar el hecho de que en Australia las casas tienen arañas capaces de trepar por un electrodoméstico liso mientras arrastran un ratón más grande que ellas con sus colmillitos. Gracias, pero no gracias. [vía The Guardian]