Cuando éramos niños, nuestras manos se convertían en sables láser, raquetas o revólveres del salvaje oeste. Aquellos juguetes imaginarios cobraban vida con un poco de voluntad a la hora de hacer ruidos con la boca. Los niños de hoy, en cambio, ya no necesitan gritar "¡¡Bang, bang!!" Para eso está Moff; un brazalete que genera sonidos contextuales en función del movimiento.

Moff es la palabra japonesa para amigable, y su creador, Akinori Takahari, pensó en este brazalete como una distracción para los niños de esta generación que pasan la misma cantidad de tiempo (o más) que un adulto frente a una pantalla. La idea es rescatar los juegos tradicionales en los que los niños participaban antes de que la tecnología detrás de las tabletas o Internet existieran.

En su interior lleva un acelerómetro y un giroscopio que usa reconocimiento de patrones para convertir movimientos de la muñeca en comandos. Se conecta vía Bluetooth con una aplicación móvil de descarga gratuita que permite elegir entre 30 sonidos diferentes. Este vídeo explica cómo funciona.

El dispositivo es producto de una exitosa campaña de Kickstarter, y a finales de este mes estará disponible para compra en Amazon US con envío a diversas partes del mundo. Su costó será de 54.99 dólares. Una excelente opción para los adultos que aún se sienten niños, para los amantes del Beat Box que no saben hacer bien sonidos, o para los niños con mucha imaginación. [vía Moff]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)