Bajo el lema ‚Äúprimero hacen re√≠r y luego pensar‚ÄĚ, los premios IgNobel re√ļnen cada a√Īo algunos de los experimentos cient√≠ficos m√°s disparatados y surrealistas. Uno de los particulares ganadores este a√Īo es Michael Smith, que dej√≥ que una abeja lo aguijonease libremente (3 veces en el pene), por la ciencia.

La historia comienza, como tantas otras en la ciencia, casi por accidente: durante uno de sus estudios con abejas, una de ellas se coló accidentalmente entre sus pantalones y le picó en un testículo. Smith, que estudia la evolución de las abejas, quedó ligeramente sorprendido porque dejando aparte las molestias obvias, la picadura no le dolió tanto como suponía.

D√°ndole vueltas al asunto, decidi√≥ crear la ‚ÄúSchmidt Sting Paing Index‚ÄĚ, una escala que eval√ļa de 1 a 10 el dolor que produce una picadura de insecto seg√ļn el lugar del cuerpo. Para crearla, a Smith s√≥lo le hizo falta un sujeto de pruebas, √©l mismo.

Advertisement

Y fue bastante met√≥dico, cada d√≠a entre las 9 y las 10 de la ma√Īana durante 38 d√≠as, se aguijone√≥ voluntariamente en 3 partes del cuerpo, anotando despu√©s con una escala de 1 a 10 el dolor. De esas 3, la picadura inicial y la final las ejecutaba en su antebrazo como zona de referencia.

¬ŅC√≥mo lo hac√≠a? Agarrando a una abeja por las alas con unas pinzas, apret√°ndola contra la parte del cuerpo deseada y dejando que el aguij√≥n permaneciese en e lugar de la picadura durante minuto antes de extraerlo.

El r√°nking

Las zonas m√°s dolorosas, seg√ļn el propio Smith en National Geographic, fueron el tallo del pene (7,3), el labio superior (8,7) y la aleta de la nariz (9). Los que menos la zona occipital del cr√°neo, la punta del dedo del pie y el b√≠ceps, todos con una valoraci√≥n de dolor de 2,3. Las nalgas, con un 3,7, tampoco son muy dolorosas.

Advertisement

Smith estuvo a punto de picarse en el ojo, pero abandonó el intento porque había riesgos de quedarse ciegos.

Lo curioso, y aqu√≠ llega la parte cient√≠fica, es que la proporci√≥n de dolor no se corresponde directamente con las zonas m√°s inervadas y/o con la piel m√°s fina. Es importante porque gran parte de los mapas de dolor se basan en estos par√°metros. Por ejemplo, la palma de la mano, donde la piel es m√°s gruesa, es mucho m√°s dolorosa que en el cr√°neo, con la piel m√°s fina. O una picadura en la aleta de la nariz, la m√°s dolorosa de todas seg√ļn Smith, duele mucho m√°s que una en la punta del dedo de la mano, pese a tener una inervaci√≥n muy similar.

Advertisement

Curioso también comprobar hasta qué punto se relaciona y hasta qué punto no con este mapa de dolor a hora de hacerse un tatuaje.

Imagen: Dancestrokes/Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)