Es curioso que una actividad tan aparentemente simple y ‚Äúaburrida‚ÄĚ desde un punto de vista racional como explotar burbujas en un pl√°stico de embalar pueda resultar en cambio tan extra√Īamente adictiva. No es el √ļnico ejemplo: quebrar superficies heladas o juegos como Cookie Clicker tienen mecanismos parecidos ¬ŅPor qu√© ocurre?

Advertisement

La realidad es que la ciencia todav√≠a no se ha puesto 100% de acuerdo pero hay algunas pistas que permiten hacerse una idea relativamente acertada acerca de por qu√© sucecede. Para empezar, no hay una √ļnica causa, sino un buen conjunto de ellas, y la realidad es que los mismos principios que lo hacen tan adictivo est√°n presentes en otros momentos de nuestra vida diaria y son mucho m√°s comunes de lo que pensamos.

Por ejemplo, cuando pulsamos el bot√≥n para esperar al ascensor, este normalmente se enciende con alg√ļn tipo de luz o indicador y emite un sonido. Ocurre algo parecido con el ding que anuncia la llegada del mismo justo antes de que se abra la puerta. Este ciclo tan corto de ‚Äúacci√≥n-reacci√≥n‚ÄĚ genera un torrente de satisfacci√≥n psicol√≥gica. Esa satisfacci√≥n tiene varias causas a nivel cerebral, algunas de las cuales han sido bien estudiadas incluso dentro del √°mbito educativo, como el principio de inmediatez.

Advertisement

El principio de inmediatez indica que la sensación de recompensa por parte del cerebro es mayor cuanto más inmediata es la respuesta. Cuando quebramos la superficie de un charco helado o explotamos una burbuja el tiempo de espera desde que realizamos la acción hasta que recibimos el estímulo prácticamente no existe, es inmediato.

Otro principio, llamado de satisfacci√≥n, implica que el cerebro siempre est√° buscando, o agradeciendo, todo tipo de est√≠mulo satisfactorio. Es el que ocurre, por ejemplo, en un Sudoku, cada vez que encontramos un n√ļmero que encaja se produce una satisfacci√≥n a nivel interno que nos motiva a buscar el siguiente para que vuelva a repetirse. Y as√≠ en ciclo.

Y por √ļltimo, tambi√©n influye la relaci√≥n entre la acci√≥n y la recompensa. La energ√≠a, tiempo e inversi√≥n que requiere hacer estallar una sola burbuja es m√≠nima. Es el mismo mecanismo que impulsa algunas personas a estallar los granos del acn√© (incluso aunque lo encuentren asqueroso), una simple acci√≥n tiene una explosi√≥n (escog√≠ la palabra aposta) como consecuencia.

Advertisement

Ni siquiera es necesario ir a campos tan dermatológicos. Cada vez que alguien coge un bazoka en GTA y se pone a explotar coches y camiones mientras todo hace BOOM, BOOM, BOOM la relación entre acción > consecuencia > satisfacción es muy parecida. Poco esfuerzo, mucho resultado. Algunos títulos como Just Cause se basan particularmente en este fenómeno. Y ya sea el boom, el pop o el click, click, click también hay algo particularmente adictivo entre el feedback que obtenemos como respuesta.

A nivel genético, y no psicológicos, hay unos genes llamados HOXB8 presentes en el ser humano desde los tiempos de los primates (y que también se encuentran en chimpancés, por ejemplo) que están implicados en tareas como el aseo, tanto personal como mutuo. Quitarse piojos o insectos, acicalarse o realizar tareas repetitivas (ahí la clave) para la higiene personal genera el mismo tipo de satisfacción a nivel cerebral, lo que ha conducido a denominarlo como el Bubble Wrap Gene.

La próxima vez que explotes sin poder parar burbujas de papel en un plástico de papel de embalar, piensa que podrías estar haciendo explosionar Los Santos. Y, mientras tanto, por aqu dejo el Cookie Clicker. No me culpes.

Advertisement

Imagen: ajt/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)