Hablar en p√ļblico provoca reacciones muy diferentes dependiendo de cada individuo, pero lo m√°s habitual es sentir, como m√≠nimo, algo de nerviosismo. Las piernas temblequean, el pulso se acelera, el rostro palidece y el est√≥mago comienza a hacer de las suyas. ¬ŅPor qu√© ocurre?

Advertisement

Para entenderlo, curiosamente, hay que remontarse miles de a√Īos atr√°s, en concreto cuando los predecesores del homo sapiens comenzaban a explorar las estepas africanas. Aunque gracias a su intelecto este poco a poco comenz√≥ a hacerse due√Īo y se√Īor del lugar, de vez en cuando aparec√≠a alg√ļn predador m√°s poderoso para el que hab√≠a b√°sicamente dos tipos de respuesta: o huir corriendo o plantarle cara.

Corre o... lucha

Es lo que se conoce como reflejo de Fight or Flight, o reacci√≥n de lucha o huida. Es una respuesta fisiol√≥gica ante la percepci√≥n de da√Īo, ataque o amenaza a la supervivencia. Ha acompa√Īado al ser humano durante toda su evoluci√≥n desde aquellas √©pocas primigenias en √Āfrica y, por alg√ļn motivo que todav√≠a no est√° 100% aclarado, se activa en determinadas situaciones como cuando hablamos en p√ļblico.

La respuesta b√°sica se viene de la am√≠gdala cerebral, una parte del cerebro (bueno, dos, una cada lado) que fundamentalmente se encarga de procesar las emociones. Esta manda una se√Īal a las c√°psulas adrenales, dos peque√Īas regiones que se sit√ļan encima de los ri√Īones y que como su nombre indica disparan los niveles de adrenalina. La adrenalina, una hormona, es la que se encarga por s√≠ misma de provocar todas esas reacciones.

Advertisement

Y no todo es malo, nuestros reflejos se agudizan, oímos mejor, percibimos mejor el entorno, nuestros niveles de atención se disparan y los reflejos son más rápidos. Nos preparamos para sobrevivir, en esencia.

¬ŅQu√© tiene que ver un le√≥n con una presentaci√≥n en p√ļblico?

Dicho esto, hablar en p√ļblico no es lo mismo que luchar contra un le√≥n ni tampoco supone, intr√≠nsecamente, una situaci√≥n de peligro.

Advertisement

Algunas de las teorías que parecen explicarlo es que tal reflejo se activa cuando sentimos una atención desmesurada sobre nuestra persona (como ocurre en un momento así y como ocurre cuando un depredador mira a su presa y se relame) y otras, simplemente, que al ser un impulso primitivo semi enterrado en las profundidades de nuestro sistema neurológico se mezcla y enreda con otros más básicos como la ansiedad o el simple temor a hacer el ridículo.

En casos extremos de p√°nico esc√©nico, de hecho, se llega a un c√≠rculo vicioso de ansiedad. Hablar en p√ļblico desencadena el impulso de reacci√≥n de lucha o huida, que a su vez provoca ansiedad, que su vez provoca la reacci√≥n etc. Aunque no es lo habitual, y la mayor√≠a de personas lo superan ech√°ndole valor al asunto, los casos m√°s delicados requieren atenci√≥n y tratamiento psicol√≥gico.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)