Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué podemos distinguir la diferencia entre 100 gramos y 120, pero no entre 200 y 220

Gif: Numberphile / YouTube

Si alguien pone en tus manos una pesa de 100 gramos y otra de 120, es casi seguro que puedas distinguirlas simplemente sopesándolas. Sin embargo, si haces lo mismo con dos pesas de 200 y 220 gramos descubrirás que ya no las diferencias. ¿Cómo es posible si la diferencia sigue siendo de 20 gramos?

Resulta que en 1834, el fisiólogo alemán Ernst Heinrich Weber se percató del mismo curioso fenómeno, y ello le llevó a formular una ecuación que hoy se conoce precisamente como Ley de Weber.

Advertisement

La ley de Weber, o ley de Weber-Fechner (porque fue el psicólogo Gustav Theodor Fechner el que le dio su forma definitiva) establece que existe una relación cuantitativa directa entre la magnitud de un estímulo físico y cómo este es percibido, pero ambas no crecen en la misma proporción.

Otra forma de enunciarlo es que si un estímulo crece en progresión geométrica, la percepción evolucionará en progresión aritmética. En otras palabras, que a medida que el estímulo crece en intensidad, nuestra capacidad para percibirlo no lo hace de la misma manera, y por tanto nos es imposible detectar pequeñas variaciones del mismo.

El ejemplo con pesas es simple de entender, pero lo importante es que la ley de Weber-Fechner no solo se aplica a nuestra capacidad de percibir el peso de los objetos. Se aplica a toda nuestra percepción. Es la razón, por ejemplo, por la que distinguimos inmediatamente la luz de una vela en una habitación a oscuras pero la pasamos por alto si la habitación está bien iluminada. Explica incluso por qué a medida que envejecemos nos da la sensación de que el tiempo pasa cada vez más rápido.

La ley implica que nuestra percepción se puede explicar de manera matemática mediante un logaritmo aplicado a procesos físicos y químicos. Entre sus consecuencias más importantes está el haber sentado no pocas bases científicas en el mundo de la psicología. Hoy en día se usa hasta en marketing. Cuando un fabricante se propone reducir el tamaño de su producto (La conocida marca Cardbury’s lo hizo con sus tabletas de chocolate) lo hace siguiendo esta ley para que los consumidores no noten la diferencia. [vía Numberphile]

Share This Story

Get our newsletter

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key