Esperemos que no se hayan tragado el chicle haciendo ese selfie.
Photo: Ben Weber (Unsplash)

Cuando somos pequeños, la familia o los amigos suelen contarnos “la verdad” sobre lo que pasa si nos tragamos un chicle. Algunos dicen que ese chicle se quedará en nuestro estómago siete años. Otros dicen que se quedará ahí para siempre. No obstante, aunque el chicle no esté diseñado para pasar por tu sistema digestivo, no tendrás que vivir con tu error para siempre.

Advertisement

Es importante primero establecer y aclarar las características del chicle. Es un producto curioso. Aunque lo tratemos como comida y le consideremos un capricho que podemos tomar a lo largo del día, no es comida. A lo largo de la historia, hemos hecho chicle con la savia de árbol, alquitrán natural u otras sustancias. Hoy en día, el chicle está hecho de goma, edulcorantes, condimentos y sustancias que ablandan el producto para que sea fácil masticarlo. 

Hemos subrayado la palabra masticar porque el cuerpo no puede digerir el chicle. Esto se debe a uno de los ingredientes de chicle, goma, es un polímero. Los polímeros son moléculas grandes formadas por varias unidades de moléculas más pequeñas.

De acuerdo con la Sociedad de Química Americana, aunque el cuerpo puede disolver algunos ingredientes del chicle — como los carbohidratos, aceites o alcoholes —, no tiene enzimas para descomponer a los polímeros, sean naturales o artificiales. Además, tu jugo gástrico, que está compuesto por ácido clorhídrico y sales, tampoco puede disolver los polímeros con los que está hecho el chicle.

Advertisement

Ya que hemos establecido que el cuerpo no puede digerir chicle, ¿qué pasa si te tragas uno por accidente? Como probablemente ya te habías dado cuenta, el cuerpo es complejo y está bien diseñado. Por lo tanto, comerte un chicle no te matará. El chicle seguirá su recorrido por tu sistema digestivo sin causar ningún daño.

Empezará en tu boca en la fase de masticación. Tus dientes intentarán aplastar y reducir el tamaño de la comida. Por supuesto, esto no funciona muy bien con el chicle. El chicle luego llega al estómago, donde se mezclará con tus jugos gástricos. En esta fase empiezan a trabajar las enzimas, que descomponen la comida y extraen nutrientes que el cuerpo pueda utilizar. Las moléculas se deshacen de cualquier otra sustancia — en este caso, el chicle — que no sea útil para el cuerpo. 

Advertisement

En uno o dos días, el chicle saldrá de tu cuerpo cuando vas al baño, ya que tu cuerpo ha decidido que no le sirve para nada. Por lo tanto, no tendrás ese chicle ahí dentro durante años.  

¿Esto significa que es seguro tragarte un chicle? La respuesta es complicada. Como ya hemos visto, tragarte un chicle de vez en cuando no te va a causar ningún daño. Pero puedes tener problemas si te tragas mucho chicle porque la sustancia puede causar bloqueos en tu tracto digestivo. Esto es una situación más seria cuando se trata de niños, cuyos aparatos digestivos son más pequeños.

Por lo tanto, puede causar estreñimiento doloroso. Hasta podrías necesitar atención médica para resolverlo. Para evitar esto, simplemente no te tragues el chicle.

Advertisement

[Mental Floss y El Confidencial]