Imagen: Pixabay

Según la tradición, el que encuentre un trébol de cuatro hojas estará acompañado de la buena fortuna. Pero, ¿qué probabilidad hay de que lo encuentres tú? Alguien ha hecho la cuenta, y el resultado es una grata sorpresa. Los tréboles de cuatro hojas son más comunes de lo que podrías pensar.

Primero, hay que tener claro lo que estás buscando. Existe un helecho del género Marsilea que crece al borde de estanques, lagos y ríos, y que a simple vista podría parecer un trébol de cuatro hojas; pero si te fijas bien, no es como el trébol que lleva el Celtic en su escudo o SpaceX en los logos de sus misiones espaciales.

Advertisement

El famoso trébol de cuatro hojas es una variación genética del trébol blanco, una especie cuyo nombre científico es Trifolium repens porque tiene tres folíolos, lo que vulgarmente conocemos como “hojas”. Todos los brotes de tréboles tienen técnicamente una sola hoja, pero esta a su vez está separada en tres, cuatro, cinco o más partes que los botánicos llaman folíolos (en 2009, un japonés encontró un trébol de 56 folíolos; aún conserva el récord Guinness).

El objetivo, pues, es encontrar un trébol blanco de cuatro folíolos. Un buen punto de partida es conocer cómo de frecuentes son en realidad estos tréboles. Se sabe que su rareza se debe a un gen recesivo que se manifiesta a razón de uno por cada 10.000 brotes. Por lo tanto, cada 10.000 tréboles de tres hojas, brota uno de cuatro. No suena demasiado extraordinario, ¿verdad?

No lo es. Si tenemos en cuenta que caben aproximadamente 200 tréboles en un espacio de 60 cm², para encontrar un trébol de cuatro folíolos solo habría que revisar un espacio de 1,2 metros cuadrados. Eso es más o menos el tamaño de una mesa de escritorio; cualquiera podría dar con uno sin perder la paciencia.

Advertisement

Aun así, hay un truco para acelerar el proceso: mover tus ojos rápidamente a lo largo y ancho del terreno hasta encontrar una anomalía, una zona que se salga de lo normal. Según un estudio, es el método más efectivo de encontrar mutaciones (lo usan los radiólogos para buscar tumores en las mamografías).

Teniendo todo esto en cuenta, no deberías tardar mucho en encontrar tu propio trébol de cuatro hojas (o, mejor dicho, de cuatro folíolos). Pero hay algo que deberías saber: de acuerdo con los más supersticiosos, el trébol de cuatro hojas solo trae buena suerte cuando te lo encuentras por accidente.

[HowStuffWorks vĂ­a Microsiervos]