Todos conocemos esa molestia que se siente al tener picaz√≥n. Nuestro reflejo inmediato siempre es el mismo: rascar con firmeza hasta que se calme, incluso ignorando a nuestras abuelas que dicen que eso puede dejar marcas o lastimar la piel. Pero si no puedes rascarte ese brazo o pierna por alguna raz√≥n, rascarte el otro puede calmarlo si enga√Īas a tu cerebro con una ilusi√≥n √≥ptica.

Advertisement

El truco es tan sencillo que parece irreal. Si te pica un brazo (por ejemplo) pero no puedes rascarlo por alguna raz√≥n como que tienes un yeso, una enfermedad en la piel o una herida, puedes rascarte el otro frente a un espejo para ‚Äúenga√Īar‚ÄĚ a tu cerebro y el resultado ser√° el mismo: calmar√°s la picaz√≥n.

Esto lo ha demostrado un grupo de investigadores quienes publicaron un estudio al respecto en el que experimentaron con algunas personas inyectándoles histamina en una de sus extremidades para provocar picazón y sintieron calma al rascarse el otro brazo o pierna mientras se veían en un espejo.

Incluso cuando los voluntarios para el experimento estaban conscientes de que no se estaban rascando la extremidad donde realmente sent√≠an la picaz√≥n, el efecto fue el mismo. Seg√ļn el estudio:

‚ÄúDurante los experimentos al rascar la extremidad donde no sent√≠an picaz√≥n mientras se ve√≠an en un espejo sintieron una considerable sensaci√≥n de calma. En nuestras pruebas pudimos comprobar que la ilusi√≥n √≥ptica es la clave para obtener este resultado, incluso cuando los voluntarios estaban conscientes de que la extremidad que rascaban no era la correcta. Eso s√≠, al probar sin el espejo el resultado no fue el mismo.‚ÄĚ

Advertisement

Lo siguiente ser√° continuar con m√°s pruebas debido a que aseguran que la muestra era considerablemente peque√Īa (26 personas entre los 19 y 38 a√Īos), pero el estudio parece demostrar que inducir calma a una picaz√≥n usando una ilusi√≥n √≥ptica es bastante posible.

Así que si por alguna razón no puedes rascarte ese brazo que te pica alguna vez ya sabes qué hacer. De lo contrario, sencillamente rasca en paz tu brazo y siente el placer a medida que se va la picazón. [PLOS One vía Discover Magazine / LifeHacker]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.