Sabemos desde hace d√©cadas que las c√©lulas cancer√≠genas metabolizan el az√ļcar de manera diferente a las c√©lulas sanas. La cuesti√≥n es que no se sab√≠a cu√°l era el mecanismo exacto. Un equipo de investigadores Belgas han pasado nueve a√Īos trabajando en desentra√Īar sus misterios y por fin lo ha conseguido

El descubrimiento original que demostraba que las células cancerígenas metabolizan el azucar de otra manera se lo debemos al fisiólogo alemán y ganador de un premio Nobel Otto Heinrich Warburg. Desde entonces se conoce como Efecto Warburg y averiguar cómo funciona era una tarea crucial en la investigación contra el cáncer.

Las c√©lulas enfermas tienen una tasa de consumo de glucosa 200 veces superior a la de las c√©lulas sanas. La diferencia es tan brutal que en su momento Otto Warburg pens√≥ que el az√ļcar era la causa fundamental del c√°ncer.

Hoy sabemos que no es as√≠, y que no es posible curar el c√°ncer simplemente dejando de tomar az√ļcar, pero el estudio de hoy demuestra que este edulcorante s√≠ que estimula muy r√°pidamente el desarrollo de c√©lulas cancerosas. El problema es que las c√©lulas normales tambi√©n necesitan consumir glucosa para subsistir, y no hay una manera de privar de alimento a unas, sin quit√°rselo tambi√©n a las otras. Por eso era tan importante descubrir c√≥mo funcionaba exactamente el mecanismo metab√≥lico que caracteriza a las c√©lulas cancerosas.

Advertisement

Lo que el equipo de la Universidad de Lovaina ha descubierto es que las células de levadura mutadas (que conservan el mismo mecanismo metabólico para degradar la glucosa? la convierten en una sustancia intermedia llamada fructosa-1 6-biofosfato. El avance no es definitivo, sin embargo abre la puerta a nuevas líneas de investigación que puedan encontrar una manera de bloquear el flujo de glucosa que llega a las células cancerosas. Si lo logran podríamos estar ante una nueva terapia que mataría los tumores de hambre sin los efectos secundarios de otras terapias convencionales. [Science Daily vía Science Alert]