Foto: AP Images.

El 18 de marzo en la noche una mujer cruzaba la calle y fue atropellada por un coche autónomo de Uber, en Arizona, Estados Unidos. Más allá de la lamentable tragedia, esto está trayendo una serie de problemas a la compañía en el país, incluyendo un cambio de planes en la fecha de lanzamiento de su servicio de coches autónomos.

Advertisement

En un perfil de Dara Khosrowshahi, nuevo director ejecutivo de Uber, publicado por The New Yorker, el CEO reveló que originalmente los planes de la compañía eran comenzar a ofrecer a sus usuarios coches que se conducen solos a finales de este mismo año, mucho antes de lo que nadie imaginaba. Pero el accidente mortal, lógicamente, ha supuesto un enorme paso atrás en sus planes.

“Lo que sucedió la semana pasada es realmente trágico. Claramente hemos dado un gran paso atrás en cuanto a este servicio.”

Según Khosrowshahi, Uber sabía que el desarrollo de la tecnología de coches autónomos de la compañía, y su período de pruebas, se encontraría con baches y obstáculos, pero lo que ha sucedido es algo muy grave y de enormes proporciones, por tanto, volverá a examinar detalladamente el desarrollo de los sistemas autónomos de Uber.

Advertisement

Las autoridades están investigando el caso de la muerte de Elaine Herzberg atropellada por un Uber autónomo. Recientemente salió un vídeo a la luz que revela que el conductor de seguridad del coche desvió la mirada de la carretera justo antes del accidente. Esta tragedia ha traído consecuencias como que la compañía no renovará sus permisos para probar coches autónomos en California, e inevitablemente retrasará el lanzamiento de sus coches autónomos, que Uber creía estarían listos antes de 2019. [The New Yorker vía Jalopnik]