Imagen: Twitter

Las herramientas para ahuyentar pájaros tienen sentido en los edificios. Se evitan ruidos durante el descanso, o incluso la propagación de enfermedades. Otra cosa muy distinta es colocar pinchos en los árboles para que la naturaleza no siga su curso y tu coche se mantenga impoluto.

Al parecer, en uno de los barrios m√°s ricos de Bristol, Inglaterra, los vecinos han provocado las iras de muchos ciudadanos al colocar pinchos de metal sobre todos los √°rboles para ahuyentar a las aves y las ardillas. ¬ŅLa raz√≥n? Evitar que sus excrementos puedan arruinar la pintura de sus coches de lujo.

Advertisement

La ‚Äúinstalaci√≥n‚ÄĚ se ha vuelto viral despu√©s de que Jennifer Garrett, residente de Bristol, compartiera una foto en Twitter. Garret le ha contado al diario The Guardian que es consciente de que los propietarios podr√≠an tener legalmente el derecho de hacer esto a los √°rboles, ya que parecen estar en una zona privada, sin embargo:

Voy a investigar esto en el consejo. Sin importar si está permitido o no, se ve horrible y es una pena ver que los árboles se vuelven literalmente inhabitables para las aves, presumiblemente por el estacionamiento de sus automóviles. A veces es demasiado fácil perder de vista el beneficio que todos ganamos de los árboles y espacios verdes y de la presencia de la vida silvestre que nos rodea en la ciudad.

Advertisement

Uno de los vecinos que ha aprobado la acci√≥n habl√≥ con el peri√≥dico se√Īalando que, ‚Äúlos pinchos son √ļnicamente para proteger los coches estacionados bajo los √°rboles. Hay un gran problema con los excrementos de aves por aqu√≠. Realmente pueden hacer un desastre en los coches, y por alguna raz√≥n las aves parecen congregarse alrededor de este √°rea‚ÄĚ.

Lo cierto es que la zona est√° relativamente cerca de Avon Gorge, espacio rico en vida silvestre, y hogar de halcones peregrinos en peligro de extinci√≥n que regresaron a la regi√≥n despu√©s de haber sido expulsados por ‚Äč‚Äčactividades del hombre en la d√©cada de 1930.

Sea como fuere, parece que hay poco que hacer. Los árboles están en zona privada, y por tanto no están sujetos a una orden de protección. [The Guardian]