Los drones son un de las tecnologías modernas que están revolucionando la arqueología. El último hallazgo que se apuntan estos vehículos voladores son los restos del asentamiento conocido como Blue J, un asentamiento de los Indios Pueblo que los arqueólogos llevaban cuarenta años buscando en Nuevo México, Estados Unidos.

El doctor John Kantner y sus colegas del departamento de arqueología de la Universidad de Florida utilizaron un dron equipado con cámaras térmicas para elaborar un mapa del terreno cercano al cañón Chaco donde se creía que estaba Blue J.

Las lecturas del dron sirvieron para revelar los patrones geométricos de 60 construcciones enterradas gracias a las diferencias de temperatura entre los materiales y los huecos bajo el terreno. Aunque aún no se ha comenzado a excavar, los expertos creen que se trata del mítico asentamiento, una comunidad cuya construcción data del Siglo XIX. Jessee Casana, arqueólogo de la Universidad de Kansas, cree que la técnica podría aplicarse de nuevo para localizar nuevos asentamientos de esta y otras culturas milenarias [Journal of Archaeological Science vía Western Digs]

Fotos: Kantner y Casana