Imagen: AP

Con la noticia del pavo real al que le prohibieron el acceso a un avión como animal de apoyo emocional, el mundo supo que las aerolíneas estaban tratando de establecer un límite. Ahora ha vuelto ocurrir, aunque en este caso la mascota no sólo se quedó en tierra, acabó en un inodoro.

Al parecer, Belen Aldecosea, una pasajera en un vuelo de Spirit Airlines, tenía un hámster certificado como animal de apoyo emocional. Aldecosea dijo que llamó anteriormente a la aerolínea hasta dos veces para asegurarse que le permitían a su hámster en el vuelo del 21 de noviembre desde Baltimore hasta el sur de Florida. En ambas ocasiones, un representante de la aerolínea le dijo que el hámster podía volar con ella.

Advertisement

Sin embargo, aquello era una error. Spirit no permite roedores en sus vuelos, y esto fue lo que le dijo un empleado a Aldecosea antes de pasar por la seguridad en el Aeropuerto. Aldecosea ha explicado que se quedó en una situación complicada:

No tenía amigos ni familiares lo suficientemente cerca para recoger al hamster, no podía alquilar un coche y necesitaba regresar a mi casa para atender un problema médico.

Adem√°s, y seg√ļn la pasajera, un empleado de Spirit le sugiri√≥ que soltara al h√°mster a la calle o lo arrojara al inodoro del aeropuerto. Aldecosea eligi√≥ esta √ļltima opci√≥n, ‚Äúten√≠a miedo. Fue horrible intentar meterlo en el ba√Īo. Estaba emocionada, llorando. Me sent√© all√≠ unos 10 minutos llorando sentada‚ÄĚ. Posteriormente, la compa√Ī√≠a ha emitido un comunicado:

Despu√©s de investigar este incidente, podemos decir con confianza que en ning√ļn momento nuestros agentes sugirieron que la pasajera deber√≠a lastimar a un animal.

Advertisement

Sera como fuere, el incidente viene a sumarse a la historia reciente que mencionábamos con el pavo real. Dos casos que abren el debate sobre qué se considera un animal de apoyo emocional y qué animales deben permitirse en los vuelos comerciales. [Jezebel]