Imagen: AP

Una niña china ha venido al mundo pisando fuerte tras poner en peligro su vida y la de su madre de una patada. La bebĂ© pateĂł con tanta fuerza el vientre de su progenitora que abriĂł un agujero de siete centĂ­metros en la pared del Ăștero.

La mujer, a quien el hospital se refiriĂł como Zhang, se quejaba de dolor extremo y tenĂ­a descontrolados el pulso, la tensiĂłn y la respiraciĂłn. Los mĂ©dicos creyeron que estaban ante un caso corriente de rotura uterina, pero cuando realizaron una ecografĂ­a se encontraron con una enorme brecha en su cavidad abdominal. La niña habĂ­a rasgado el Ăștero y se habĂ­a quedado atascada por los glĂșteos.

Advertisement

Imagen: Hospital de la Universidad de PekĂ­n

El embarazo estaba avanzado (35 semanas), así que los médicos no dudaron en realizar una cesårea de emergencia para detener la pérdida de sangre de la madre y evitar que el bebé contrajera una infección. Si no hubieran actuado råpido, la providencial patada del feto los habría matado a ambos.

AsĂ­ fue como los cirujanos del Hospital de la Universidad de PekĂ­n en Shenzhen trajeron al mundo a la niña, salvĂĄndole la vida a ella y a la madre. El caso ha sido descrito como “extremadamente raro” por los propios mĂ©dicos, quienes luego descubrieron la raĂ­z del problema. La mujer habĂ­a sido operada con anterioridad para extraer fibromas de su vientre, lo que dejĂł una cicatriz y por lo tanto un punto dĂ©bil en la pared de su Ăștero.

Advertisement

No es infrecuente que se rasgue el Ăștero a partir de una cicatriz, por ejemplo de la cicatriz que deja una vieja cesĂĄrea. Pero lo normal es que ocurra durante el nacimiento del bebĂ©, y no semanas antes de que empiecen los trabajos de parto.

[Essential Baby]