Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una nueva investigación expone las terribles condiciones del campo de concentración nazi olvidado en Gran Bretaña

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Un dron captura los restos de Sylt, con un monumento en el recuadro. (Centre of Archaeology, Staffordshire University and FlyThru)

Un estudio arqueológico de un antiguo campo de concentración nazi en la isla británica de Alderney reveló las terribles condiciones que sufrieron los trabajadores y los presos políticos forzados durante la Segunda Guerra Mundial.

Advertisement

Después de la caída de Francia en junio de 1940, las fuerzas alemanas ocuparon las Islas Británicas del Canal. En la isla de Alderney, la isla más al norte del archipiélago, los alemanes construyeron una serie de campos de trabajo y concentración, cuyos detalles han sido ignorados en gran medida desde que el sitio fue inspeccionado por última vez al final de la Segunda Guerra Mundial.

Una nueva investigación publicada hace unas horas en Antiquity proporciona nuevos detalles sobre Sylt, uno de los dos campos de concentración construidos en Alderney, que documenta la evolución del sitio a lo largo del tiempo, los cambios en la forma en que se utilizó el campamento y las condiciones brutales que soportaron sus prisioneros. La nueva investigación fue dirigida por Caroline Sturdy Colls de la Universidad de Staffordshire.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Campo de concentración de Sylt después de la rendición nazi. (Trustees of the Royal Air Force Museum)

Lo cierto es que los historiadores no hablan mucho sobre Alderney, y tienen buenas razones. Los alemanes tuvieron mucho cuidado de cubrir sus huellas cuando huyeron de la isla en 1944, mientras que el gobierno británico diluyó lo que ocurrió en Alderney en un informe que no se hizo público hasta 1981, una medida destinada a minimizar cualquier asociación sobre la isla y la posibilidad de que allí hayan tenido lugar atrocidades nazis, según el nuevo documento.

Advertisement

El propósito de la nueva investigación, que involucró las primeras inspecciones in situ del campamento desde el final de la Segunda Guerra Mundial, fue documentar el sitio de Sylt y los restos físicos restantes del campamento, al tiempo que proporcionaba “nuevas ideas sobre las relaciones entre la arquitectura y las experiencias” de los alojados allí”, según los autores. El nuevo documento expone las terribles condiciones experimentadas por los prisioneros retenidos en Sylt, muchos de los cuales estaban hacinados y privados de las necesidades básicas de la vida.

En anticipación a la caída de Alderney ante los alemanes en junio de 1940, el gobierno británico logró evacuar virtualmente a todos los 1.400 residentes de la isla. Los británicos se resistieron a cualquier intento de recuperar la isla, ya que se consideraba demasiado costosa y peligrosa.

Advertisement

Los nazis construyeron una serie de campos de trabajo forzados en la isla en 1942. Los prisioneros retenidos allí, muchos de los cuales fueron capturados en el Frente Oriental, se vieron obligados a fabricar fortificaciones para crear el Muro del Atlántico, una serie de medidas defensivas destinadas a proteger la costa francesa de una invasión aliada. Según los investigadores, aproximadamente el 20 por ciento de estos prisioneros perecieron en los primeros cuatro meses después de llegar al campamento.

Pero las cosas cambiaron en 1943 cuando la Waffen-SS se hizo cargo de las operaciones. El ala militar del partido nazi transformó dos de estos campos de trabajo forzado, Sylt y un segundo campo conocido como Norderney, en campos de concentración completos, donde solían mantener prisioneros políticos y los llamados enemigos del estado. En esta transición, la población de Sylt creció de unos pocos cientos de prisioneros en 1942 a más de mil prisioneros en 1943.

Advertisement

El nuevo documento narra los cambios arquitectónicos vistos en Sylt durante este tiempo y las dificultades que soportaron los prisioneros.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Reconstrucciones 3D de Sylt tal como apareció en 1942 (A), 1943 (B), 1944 (C), y su instanciación de 1944 superpuesta en el paisaje actual (D). (J. Kerti)
Advertisement

Para el nuevo estudio, Sturdy Colls y sus colegas utilizaron una serie de técnicas arqueológicas no invasivas para rastrear la evolución del sitio a lo largo del tiempo. Estas técnicas incluyeron estudios aéreos, paseos sistemáticos, estudios geofísicos, LIDAR (como radar, pero con láser) y una descripción general de la evidencia histórica existente, incluyendo relatos de prisioneros en primera persona. Estos trabajos se realizaron entre 2010 y 2017 como parte del Proyecto de Arqueología y Patrimonio de Alderney. Los datos resultantes se usaron para crear nuevos mapas, una reconstrucción en 3D del campamento y una nueva contabilidad de la arquitectura en evolución del sitio. Además de los datos de esta encuesta, los investigadores se refirieron a documentos de archivo, mapas de reconocimiento aéreo y planes.

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: El campo Sylt: cómo se desarrolló con el tiempo. (C. Sturdy Colls et al., 2020/Antiquity)
Advertisement

Los científicos relataron la construcción de nuevas medidas de seguridad, como cercas de alambre de púas y torres de vigilancia adicionales. Vieron cómo la instalación se había triplicado en enero de 1943 mientras se preparaba para la llegada de las SS y nuevos prisioneros. En total, se registraron 32 características de superficie, que incluyen un bloque de inodoro y una casa de baños, establos, una cocina, un sótano y un misterioso túnel. El propósito de este túnel, que se extendía por debajo del muro del límite oriental hacia un edificio, no está del todo claro, pero los investigadores dijeron que podría haber sido utilizado como refugio antiaéreo, un punto de acceso rápido o un “espacio a través del cual las mujeres podría llevarse a un burdel dentro de la villa”, según el paper.

Aunque el estudio arqueológico no pudo confirmar para qué se utilizó el túnel, el descubrimiento de accesorios de iluminación espaciados sugiere que, cualquiera que sea el propósito del túnel, era de uso frecuente”, escribieron los autores.

Advertisement

Muchos de los cuarteles todavía estaban incompletos en marzo de 1943, lo que obligó a muchos prisioneros a dormir afuera durante dos meses mientras continuaba la construcción. Para agosto de 1943, el campamento de Sylt constaba de 25 estructuras, incluidos edificios de las SS y viviendas especiales para los comandantes del campamento.

Pero estos cuarteles seguían siendo totalmente inadecuados, lo que resultó en un grave hacinamiento de prisioneros a medida que la población aumentó a alrededor de 1.000. Los cuarteles de madera medían 28 metros de largo por 8 metros de ancho, pero cada una de estas estructuras albergaba alrededor de 150 prisioneros, proporcionándoles a cada uno solo 1,49 metros cuadrados de espacio, según el nuevo estudio.

Advertisement

Los autores describen las terribles condiciones que padecieron los prisioneros:

Testimonios de testigos describen que las condiciones en los barracones, junto con la provisión inadecuada de materiales para dormir [p. mantas de paja], proporcionaron un caldo de cultivo para los piojos. Durante el comando de las SS de Sylt, un brote de tifus, propagado por piojos y malas condiciones sanitarias, mató entre 30 y 200 prisioneros. El inodoro, descubierto en 2013, era igualmente pequeño y básico ... La enfermería, ubicada en la parte trasera del campo y operada por los prisioneros, era una simple estructura de madera. Funcionó con equipos y conocimientos médicos inadecuados. Por el contrario, los establos para los caballos de las SS están bien construidos, con cimientos y un comedero de concreto que sobrevive en buenas condiciones.

Advertisement

Los autores continúan describiendo cómo los presos fueron torturados y asesinados por robar comida o tratar de escapar, y cómo algunos de sus cadáveres fueron exhibidos como advertencia a otros.

Según la documentación nazi, un total de 103 prisioneros murieron mientras estaban en Sylt, pero los investigadores dijeron que probablemente sea mucho más alto, “especialmente porque varios supuestos tiroteos no aparecen en este registro”. El número total de prisioneros asesinados en todo el complejo Alderney de campos de trabajo y concentración se estima en al menos 700.

Advertisement

Los nuevos datos, junto con las fuentes históricas, “mejoran la narrativa de los eventos al demostrar cómo la arquitectura, la estética y la conducta de los guardias del campo influyeron en la vida de los internos y sus supervisores”, escribieron los autores. “Registramos constancias y cambios en la forma en que funcionaba el campo” entre el campo de trabajo y los períodos de las SS, “desafiando la narrativa oficial” al demostrar que los presos de Sylt enfrentaban condiciones de vida y trabajo terribles”.

Sylt fue designado un área de conservación en 2017, pero el futuro del sitio no está claro. Los autores esperan que su nueva investigación y modelos 3D se utilicen para mejorar los futuros esfuerzos patrimoniales en el área. Sin embargo, esto podría no suceder, ya que algunos británicos creen que el “enfoque en el trabajo mostrará a la isla bajo un prisma de luz negativa”, según los autores.

Advertisement

La historia de Alderney es ciertamente dolorosa, pero un monumento o un museo en honor a los que sufrieron y murieron en el sitio contribuiría en gran medida a restaurar este capítulo olvidado de la historia.

Share This Story

Get our newsletter