Últimamente solo hablamos de los wearables para decir que están de capa caída, pero nos olvidamos del potencial que tiene la tecnología en el terreno de la salud. Este brazalete para bebés vigila el oxígeno del lactante y actúa de forma autónoma para evitar el temido síndrome de muerte súbita.

Está desarrollado en Argentina, donde se producen 250 casos de muerte súbita en lactantes cada año. El brazalete monitoriza el nivel de oxígeno en sangre y el ritmo cardíaco del bebé, y envía los datos al teléfono de los padres mediante Bluetooth de baja energía. Si algo va mal, el dispositivo emite una alerta para los padres y descarga un pequeño impulso eléctrico que estimula al bebé para que los parámetros vuelvan a ser normales.

El diseño recibió una mención honorífica en los premios a la innovación de NASA Tech Briefs. Detrás de él está la empresa ApnoSystems, dirigida por el anestesiólogo Diego Delía. Tienen dos prototipos, un guante y una muñequera, y ahora trabajan en una botita. El diseño final estará listo a comienzos de 2017. Cuando terminen con las pruebas, lo pondrán a la venta por 300 dólares, primero en hospitales y clínicas. [La Nación]