GIF: George Dvorsky.

Hace un par de días la historia de un oso polar que se acercaba a un perro y lo acariciaba como si fuera su propia mascota nos maravilló, pero no debería sorprendernos que todo terminó muy mal. Lo que comenzó como un rayo de esperanza tuvo un final bastante triste. Sí, ese que imaginas.

Aunque el perro del famoso vídeo sigue a salvo, otro perro no tuvo la misma suerte. La historia nació en la provincia de Manitoba, en Canadá, donde un hombre llamado Brian Laddon era el propietario de un refugio para perros. Este señor, con la que asegura era la mejor intención, alimentaba a los osos polares que circulaban por la zona, lo que hizo que estos animales se quedaran en las cercanías sabiendo que tenían comida segura.

Advertisement

Advertisement

Y allí nació la supuesta “amistad” entre los osos y los perros, de la cual se han olvidado por completo el día que Ladoon no les dio comida. Un solo día ha sido suficiente para que el oso optara por alimentarse de uno de los perros.

Según comentó Ladoon a CBC News:

“Ese es el único día en el que no alimentamos a esos malditos osos, la única noche que no les dejamos nada de comer”.

Pues parece haber olvidado que son carnívoros y que contaban con una jauría completa de perros amarrados en el refugio a su disposición. El animal solo hizo lo que sabe hacer, sobrevivir y alimentarse.

Sponsored

Las autoridades de Manitoba procedieron a inmovilizar al oso que mató al perro, junto con otra osa y un cachorro. Los animales han sido trasladados a otra zona donde las autoridades los vigilan.

Cabe destacar que los osos polares están en peligro de extinción y en esa provincia canadiense está completamente prohibido alimentarlos. Ladoon dijo que estaba al tanto de ello y que las autoridades ya han amenazado con levantar cargos, pero quizás la muerte de uno de sus perros sea la lección que necesitaba. [vía CBC News]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.