Bienvenidos al parque natural C. R. Magney, en Minnesota. A pocos minutos de la frontera con Canadá, el río Brule se divide en un accidente geográfico que lleva años desafiando una explicación. En un punto, el río se bifurca en una doble catarata. La mitad del agua sigue su curso, la otra mitad desaparece en un agujero en el suelo.

El agujero tiene el intrigante nombre popular de la tetera del diablo o caldera del diablo (the devil’s kettle). Se trata de una cavidad natural en la roca a la que va a parar aproximadamente la mitad del caudal en un espectacular salto de agua.

Advertisement

Advertisement

El río Brule no es el único que tiene estos caprichosos accidentes de la naturaleza que hacen desaparecer parte de su caudal, pero lo normal es que el agua acabe reapareciendo a cierta distancia. Lo que hace única a la tetera del diablo es que los geólogos no han sido capaces de explicar a dónde va el agua que cae en el agujero, y no será porque no lo hayan intentado.

Vista de la tetera del diablo. Foto: John Brueske / Shutterstock

La hipótesis más lógica es que la parte del Brule que desaparece discurra bajo tierra hasta desembocar en el cercano Lago Superior. El problema es que nunca se ha podido demostrar esta conexión. A lo largo de décadas, diferentes científicos y curiosos han arrojado a la tetera del diablo toda clase de objetos con la esperanza de verlos aparecer en el lago. Se han vertido tintes en el agua, pelotas de ping-pong y hasta localizadores GPS. Nunca se han vuelto a encontrar.

Teorías con muchas pegas

La explicación a esos objetos desaparecidos es que el agua simplemente se filtre por un sistema de grietas en el subsuelo que hagan de “colador”, pero eso no concuerda con el enorme volumen de agua que cae en la tetera del diablo. Sencillamente es demasiada como para que pueda evacuarse así.

Sponsored

Si el agua no va a parar al lago desde grietas, podría desembocar en un túnel o caverna lo bastante grandes. Esta teoría tendría sentido si el lecho de roca sobre el que discurre el río fuese de piedra blanda como la caliza. Sin embargo, se trata de riolita, un equivalente volcánico del granito mucho más duro y que no tiende a formar túneles o pozos por la erosión del agua.

Hablando de roca volcánica, hay una tercera hipótesis que explica que el pozo donde cae el agua haya podido conectar a gran profundidad con una antigua tubería formada por la lava. Las rocas de la zona, de nuevo, se interponen en esa idea porque no son del tipo que forman túneles.

Advertisement

Sea cual sea su origen, el túnel por el que desaparece el agua del Brule tiene que ser algo muy grande. El río deja caer en la tetera del diablo numerosos restos de madera y todo tipo de sedimentos, sobre todo cuando hay tormentas. A pesar de ello, este fascinante sumidero natural nunca ha llegado a atascarse. De momento, la tetera del diablo sigue desafiando una explicación. [Mother Nature Network vía Atlas Obscura]

Foto de portada: :Captain Tenneal / Flickr, bajo licencia Creative Commons.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)