Dice el slogan de aquella película que en el espacio nadie puede oír tus gritos. Aparentemente, esto también aplica cuando eres una sonda espacial en misión científica. Uno de estos artefactos acaba de ser localizado de nuevo después de haber desaparecido durante casi dos años. La NASA espera recuperarla esta sonda del todo, pero no va a ser fácil.

La sonda es la STEREO-B, junto con su compañera STEREO-A, formaba parte de la misión que buscaba observar la interacción entre el Sol y la Tierra (Solar and Terrestrial Relations Observatory mission).

Advertisement

Ambas sondas partieron en octubre de 2006 con el objetivo de medir el flujo de energía que emana del sol. Para ello, STEREO-B acompañaría a la Tierra en una órbita más cercana al Sol, mientras que STEREO B, lo haría más alejada. La idea era que ambas estudiaran la energía solar durante dos años para poder comparar ambas mediciones.

Los problemas comenzaron cuando la NASA se percató de que STEREO-B iba a pasar por detrás del Sol (respecto a la Tierra) lo que impediría la comunicación con la sonda durante casi cuatro meses. Dan Ossing, operador de la misión STEREO explica que “el sol emite en prácticamente todas las longitudes de onda existentes. Es la mayor fuente de interferencias del Sistema Solar”.

Sponsored

Como STEREO-B estaba preparada para reiniciar sus sistemas después de 72 horas sin recibir contacto desde la Tierra, los investigadores de la NASA decidieron forzar uno de estos reinicios antes de perder el contacto para comprobar si los sistemas funcionaban bien.

Muy bien no funcionaban, porque esa fue la última comunicación con la STEREO-B. En un informe de diciembre de 2015, la NASA sugería la hipótesis de que uno de los sensores de la sonda no funcionaba bien. Eso hizo que la sonda calculara mal la velocidad a la que debía girar y acabara dando vueltas sin control, lo que hizo imposible recargar las baterías mediante los paneles solares.

Desde entonces, tres veces por semana, la NASA ha tratado de reestablecer contacto con la sonda perdida sin éxito hasta el domingo 21 de agosto. 22 meses después de su desaparición, STEREO-B ha regresado a las pantalla de la Deep Space Network, la red de comunicaciones que la NASA usa para rastrear sus sondas en el Sistema Solar.

La NASA ha realizado un examen preliminar de la sonda y parece que se podrá volver a reutilizar. De momento la han dejado en reposo mientras analizan como devolverla a su órbita para continuar la misión truncada hace dos años. Bienvenida de vuelta, pequeña. [vía NASA]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.