Dos investigadores alemanes aseguran que han producido una cantidad considerable de propulsión usando una copia del polémico motor EMDrive de la NASA. Esto ha estado en boca de todos en la comunidad científica, pero antes de que hagas planes de tus vacaciones en el sistema Alfa Centauri, hemos conversado con un grupo de expertos quienes se mostraron bastante escépticos sobre este estudio y sus resultados.

Como reportaron en Hacked, los detalles acerca de este nuevo estudio están siendo presentados esta semana por Martin Tajmar, un profesor de renombre para la Universidad de Tecnología de Dresden especializado en sistemas espaciales, junto a G. Fiedler, en el Instituto Americano para la Energía y Propulsión Aeronáutica, en Orlando. Una copia del informe del estudio, el cual aún debe someterse a revisión, ya está disponible y se titula: “Mediciones de Propulsión Directa de un motor EMDrive y Evaluación de posibles Efectos Secundarios”.

El Motor Imposible

A diferencia de los motores de empuje convencionales, el motor electromagnético (o EMDrive) funciona al convertir energía eléctrica en propulsión al hacer rebotar microondas en un espacio cerrado. Sin embargo, al no utilizar combustible y no empujar algo en la dirección contraria esto contradice las leyes de la física, sobre todo la ley de conservación del momento lineal. Y de esto nace la controversia. Los críticos del EMDrive (que son muchos) aseguran que no solo es imposible, sino que son puras tonterías y que en realidad nunca debe haber sido probado con éxito.

Pero hace algunos meses los científicos en el Laboratorio de Conceptos Avanzados de la NASA realizaron un experimento en el que usaron una copia del EMDrive, y aseguran que funcionó en vacío. Este resultado tan interesante revivió el debate mientras a su vez también demostraba que el motor tenía potencial para funcionar en el espacio. Como asegura un artículo reciente de David Hambling en Wired, el motor EMDrive podría llegar a Plutón en apenas 18 meses, algo sorprendente tomando en cuenta que a la sonda New Horizons le tomó 9 años.

Advertisement

El experimento reciente de Tajmar y Fiedler se basó en reproducir los resultados del Laboratorio Eagleworks de la NASA, también en vacío.

“Luego de estudiar cuidadosamente las interferencias térmicas y electromagnéticas, nuestras mediciones revelaron el mismo tipo de empuje que esperábamos en comparación con el estudio anterior [de la NASA].”

Siendo más específico, los investigadores observaron un empuje de unos 20 micro-Newtons a una carga eléctrica (Q) reducida de <50.

“Nuestras primeras pruebas no pueden comprobar ni refutar las teorías sobre el EMDrive, pero sí tiene la intención de evaluar los posibles efectos secundarios en los métodos de medición que se han usado hasta ahora. Sin embargo, nosotros sí observamos empujes cercanos a las predicciones reales [del motor] luego de eliminar varias posibles fuentes de errores, lo que debería garantizar una mayor investigación sobre los fenómenos [y el efecto del EMDrive].”

Los investigadores aseguran que van a llevar a cabo el experimento usando un mejor blindaje magnético, realizarán más pruebas en vacío y usarán “modelos mejorados del EMdrive con una mayor carga eléctrica (Q)”.

Motivos para preocuparse

Aunque los resultados más recientes relacionados al EMDrive son realmente interesantes, hay muchas razones para mantenernos escépticos. Según Eric Davis, un investigador de mucha experiencia en el departamento físico del Instituto de Estudios Avanzados de la ciudad de Austin:

Advertisement

“El propulsor a base de microondas configurado por Tajmar sigue violando la ley de conservación de momento y por ende no funciona como se espera. Por qué [Tajmar] no se limita a fijarse en ese problema tan conocido y obvio en esta aplicación en específico de la física electromagnética es un misterio para mi. Quizás esté jugando a ser escéptico y desee probar por sí mismo este increíble motor EMDrive para ver qué es lo que hace”.

Davis asegura que los investigadores alemanes han caído en una trampa experimental y los acusa de estar haciendo “juegos de palabras” (y a su vez esquivando problemas evidentes) al asegurar que hay otras fuentes de artefactos sistemáticos que no han sido probadas, a la vez que insisten en que han medido los mismos valores de empuje que aquel laboratorio de la NASA.

Davis también se fijó en otros problemas en este experimento.

“También me percaté en los párrafos de conclusión del estudio en que el aparato de Tajmar estaba produciendo cientos de micro-Newtons de empuje en el momento que estaba realmente caliente, y sus instrumentos de medición no son del todo precisos cuando son sometidos a temperaturas muy elevadas. También dijo que seguía obteniendo mediciones cuando apagaba la energía eléctrica, lo que es una gran pista de que sus mediciones de empuje no son más que falsos positivos.

Sí, el experimento está muy detallado en su informe, pero no toma en cuenta la violación de la ley de momento, lo cual tendrá el resultado de que cuando el estudio sea revisado por expertos y editores de revistas técnicas van a rechazarlo”.

Mientras tanto, el ingeniero aeroespacial Marc Millis nos dijo algo similar. El experimento, según explica, parecía mostrar empuje incluso después de apagar la energía eléctrica, lo cual sería un indicativo de un efecto térmico.

No solo eso, cuando Davis se fijó en los resultados de experimentos anteriores del EMDrive, notó que el supuesto empuje se genera lentamente y no de forma instantánea cuando la energía eléctrica está encendida.

“Esto es un indicador directo de un efecto térmico a la inversa, lo que puede producir un falso positivo. Tajmar tiene que explicar claramente este hecho durante sus análisis de datos, dado que aparentemente no lo explicó en su informe. Esto podría ser otro clavo en el ataúd de la existencia de un empuje que viole la ley de momento”.

El motor más extravagante

Davis también señala que los investigadores no están declarando ningún tipo de resultado que sustancie de forma definitiva algún experimento anterior, y añade que, siendo sincero, tiene muy poca fe en esta clase de proyectos que intentan producir motores realmente revolucionarios para el futuro de la exploración espacial. No solo eso, asegura que:

“Mis colegas profesionales que trabajan en el mundo de la ingeniería de propulsión espacial, y las corporaciones aeroespaciales más importantes, no están nada interesados en ningún tipo de invento de propulsión espacial mediante electricidad, debido a que ese tipo de propulsión no es factible cuando hablamos de las necesidades de una misión espacial real”.

El físico de CalTech Sean Carroll, también está de acuerdo con las declaraciones de Davis sobre la vialidad de un motor EMDrive.

“Lo que yo creo es que el EMDrive es una pérdida de tiempo. Allí en el informe dice que “Nuestras pruebas no pueden afirmar o refutar las teorías sobre el motor [EMDrive]”, por lo que no estoy seguro de cuál es realmente la novedad aquí. Creo que mejor pasaré mi vida pensando en idas que no intenten violar las leyes de la física.”

Este artículo es resultado de la entrevista exclusiva de io9 a un grupo de investigadores y expertos en relación al motor EMDrive y su funcionamiento.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)