Cuando pienses que has tenido un mal día, recuerda esta historia. Ocurrió en Leiscester, Reino Unido. Un hombre acude al hospital para someterse a una cistoscopia, un procedimiento para observar el interior de la vejiga con una cámara delgada insertada en la uretra. El hombre salió sin parte del pene.

Tal y como han informado los medios locales, todo se debi√≥ a una confusi√≥n, o como el hospital se ha encargado de recalcar, ‚Äúun evento que nunca antes hab√≠a ocurrido‚ÄĚ. Al paciente an√≥nimo le cortaron el prepucio quir√ļrgicamente. Lo hab√≠an circuncidado por error.

La historia se sabe hoy porque la red de hospitales universitarios de la ciudad ha publicado los ‚Äúocho eventos que nunca antes se hab√≠an dado‚ÄĚ... de 2018, algo as√≠ como una lista de las mejores ca√≠das de cualquier deporte que vemos en YouTube, pero en versi√≥n algo m√°s espantosa trat√°ndose de pacientes en un hospital. Para que nos hagamos una idea, la lista se describe como:

Aquellos incidentes graves que se pueden prevenir por completo en medicina, pero que ocurren de todos modos, a pesar de todas las recomendaciones de seguridad y orientación disponibles a nivel nacional que deberían haber sido implementadas por los proveedores de atención médica.

Advertisement

Por ejemplo, adem√°s del se√Īor que tuvo tan mala suerte cuando pensaba acudir a un simple chequeo de vejiga, est√° el caso del hombre sometido a una cirug√≠a destinada a otro hombre porque ten√≠a un nombre similar. A otro grupo de pacientes, entre mayo y junio del a√Īo pasado, se les aplic√≥ radiolog√≠a donde no deb√≠an.

En cuanto a la historia del paciente que acudió al hospital esperando un examen de vejiga y se fue sin el prepucio, el error se debió a una simple confusión de documentos.

Advertisement

Aunque el hospital se ha negado a comentar sobre casos individuales, tras hacerse p√ļblica la noticia se ha emitido una declaraci√≥n donde indican que ‚Äúestamos realmente tristes por los pacientes involucrados y, por supuesto, nos hemos disculpado personalmente con cada uno de ellos‚ÄĚ.

Entre el 1 de abril de 2018 y el 31 de enero de 2019, ocurrieron 423 de este tipo de eventos, seg√ļn los documentos. Entre los casos se inclu√≠an inyecciones de botox a un paciente en lugar de cirug√≠a l√°ser para el bloqueo nerviosos (realizada en el ojo equivocado), extracci√≥n de ovarios por error cuando el plan era preservarlos, un paciente que recibe una colonoscopia para otro paciente o varios incidentes de personas que recibieron la sangre equivocada. [NHS v√≠a IFLScience]