El Gran colisionador de partículas del CERN (LHC por sus siglas en inglés) es un prodigio de ingeniería, pero el centro de investigación europeo ya ha comenzado a planificar la construcción de su sucesor, una bestia casi tres veces más grande.

El LHC tiene una circunferencia de 27 kilómetros. El nuevo Future Cicular Collider o FCC tendrá entre 80 y 100 kilómetros de circunferencia, lo que lo convertirá en el colisionador de partículas más grande que se ha construido nunca.

El plan para hacer realidad esta singular herramienta para la investigación en física de partículas se dio a conocer en febrero de este año, y va avanzando poco a poco. La Organización Europea para la Investigación Nuclear ha encargado a la empresa Arup que comience los estudios geológicos y de ingeniería para la construcción del túnel que albergará el artefacto.

El proyecto es tan grande que la compañía ha tenido que desarrollar una herramienta de software propia para calcular todas las variables al diseñar el túnel. El FCC necesitará enfriarse a poco menos de dos grados por encima del cero absoluto. En su recorrido tendrá 1.232 imanes dipolares de 15 metros de longitud que se encargarán de impulsar las partículas. Los acompañarán 392 imanes cuadripolares de siete metros que se encargarán de enfocar su trayectoria.

Todavía no hay fecha ni presupuesto para la construcción del nuevo colisionador. El estudio geológico y de ingeniería es precisamente un paso previo necesario para determinar cuál será su ubicación y coste definitivos. El FCC no es el único gran colisionador de partículas en proyecto ahora mismo. Hay otros en desarrollo como el Colisionador Lineal Internacional o ILC. [vía Global Construction Review]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)