Los esker son los responsables de la formación de cavernas de hielo como esta de Islandia. Foto: James West / Flickr

Un equipo de investigadores acaba de hacer un descubrimiento sorprendente en la Antártida mientras estudiaban el estado de la capa de hielo. Los análisis mediante GPR y satélite han encontrado enormes dunas de arena y grava, algunas tan altas como la Torre Eiffel.

Este tipo de formaciones no son nuevas. Se denominan eskeres, pero su tama√Īo desaf√≠a toda l√≥gica. Los eskeres que conocemos se formaron bajo la placa de hielo de Escandinavia en el pleistoceno, hace dos millones de a√Īos, y hoy forman parte del paisaje de pa√≠ses como Suecia. En la edad media incluso se aprovechaban para hacer caminos a lo largo de su serpenteante cresta.

Un peque√Īo esker formado por un antiguo glaciar en Canad√°. Foto: William W. Shilts | Shilts Geologic Image Gallery Search

Sin embargo, los eskeres de Suecia o Noruega miden unos pocos metros de altura. Sus hom√≥nimos bajo el hielo de la Ant√°rtida son mucho m√°s grandes, y sus descubridores est√°n preocupados por el papel que pueden desempe√Īar en el deterioro del hielo. Un esker se forma por la acci√≥n de un r√≠o de agua l√≠quida que discurre bajo el hielo de un glaciar. Poco a poco, el esker va depositando sedimentos de todo tipo y forma una especie de duna sinuosa de material comprimido.

Advertisement

La cuesti√≥n es que los eskeres no solo son un producto de la fusi√≥n del hielo. Tambi√©n aceleran el proceso al aumentar la inestabilidad de la capa de hielo que los cubre. Estas masivas monta√Īas de sedimento en la Ant√°rtida son un sistema hidrol√≥gico que conducen el agua del hielo fundido hacia el mar. Ahora los cient√≠ficos est√°n tratando de determinar hasta que punto acelerar√°n el proceso de fusi√≥n del hielo polar. [Nature v√≠a Phys.org]