Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, los largos a√Īos de conflicto provocaron que la paciencia del ej√©rcito Aliado comenzara a acabarse al tiempo que apremiaba la urgencia por terminar aquello de una vez por todas. Eso dio lugar a planes m√°s dr√°sticos, algunos bastante estramb√≥ticos.

Advertisement

Aunque uno de esos planes acab√≥ convirti√©ndose, por desgracia, en los bombardeos at√≥micos de Hiroshima y Nagasaki, el departamento de Servicios Estrat√©gicos de la √©poca formul√≥ otro mucho m√°s atrevido alg√ļn tiempo antes: feminizar a Hitler a base de hormonas para ‚Äúamanerar‚ÄĚ sus comportamientos y sus impulsos b√©licos y hacer que se pareciese ‚Äúmucho m√°s a su hermana Paula, que trabaja de secretaria‚ÄĚ tal y como revelan varios documentos de la √©poca ahora desclasificados y descubiertos por el profesor Brian Ford.

Los efectos de las hormonas femeninas en individuos del sexo contrario se consideraban, dentro del contexto científico de mediados del siglo XX, uno de los grandes avances médicos y ya habían comenzado a utilizarse en algunos lugares de Londres en terapia sexual.

La teoría es que, con altas dosis de estrógeno mediante, Hitler tendría un carácter más suave al tiempo que perdería su autoconfianza y sus ideas de dominación mundial si de repente le salían pechos y perdía el vello facial (o su característico bigote, para tal caso). Hoy en día sabemos que aspectos tan complejos de la psicología humana como el carácter no dependen exclusivamente del sexo y las hormonas, pero en aquel entonces tenía todo el sentido.

Advertisement

‚ÄúSobornemos al jardinero‚ÄĚ

Los documentos llegan a revelar que el alocado plan fue de hecho perfectamente factible. La presencia de esp√≠as brit√°nicos y americanos en territorio alem√°n estaba tan avanzada que cab√≠a la posibilidad de sobornar al jardinero personal de Hitler para que inyectase los estr√≥genos en las zanahorias del F√ľhrer.

¬ŅPor qu√© no veneno, y as√≠ acabar con √©l de una vez por todas? Los aliados sab√≠an que Hitler ten√≠a un ej√©rcito de sirvientes que probaban la comida antes que √©l y esperaban unos minutos para comprobar que no estaba envenenada. El plan implicaba, por tanto, no s√≥lo feminizar a Hitler sino tambi√©n a varios de sus sirvientes hasta que se diesen cuenta pero ya fuese demasiado tarde. El momento ‚ÄúTengo tetas, pero, un momento, Hitler tambi√©n‚ÄĚ hubiese sido impagable.

Advertisement

Como bien sabemos por la historia, el plan nunca llegó a tener éxito, ya sea porque alguien se dio cuenta de que algo raro pasaba con las zanahorias y el jardinero fue convenientemente eliminado o porque este aceptó el soborno, se quedó con el dinero y no fue más allá.

Feminizar a Hitler forma parte de uno de los muchos planes surrealistas que tanto Aliados como Nazis desarrollaron durante la Gran Guerra. Cigarrillos envenenados, tirar cajas llenas de serpiente, llenar el suelo de pegamento a prueba de infantería o el Gran Panjandrum que puede verse en el vídeo de arriba (una rueda gigantesca llena de explosivos) son otros ejemplos. En caso de que perdiesen, como finalmente ocurrió, los Nazis tenían ideado todo un sistema que envenenaría las reservas de café y el agua para cuando los Aliados hiciesen uso de ellas. [Fuente: Mental Floss, Daily Mail, The Telegraph]

Advertisement

Imagen: Igor Golovniov/Shutterstock

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)