Varios de los cráneos hallados en Baviera con diferentes grados de deformación.
Photo: State Collection for Anthropology and Palaeoanatomy Munich

El descubrimiento de tumbas medievales en Alemania, no es algo especialmente sorprendente. Lo sorprendente llega cuando varios de los esqueletos hallados muestran un cráneo imposiblemente alargado. Durante décadas, esos cráneos han sido un completo misterio. Los análisis genéticos pueden haberlo revelado.

Lo único que se sabía hasta ahora es que todos los cráneos pertenecieron a mujeres y que datan de alrededor del año 500 de nuestra era, en plena alta edad media. Lo raro es que solo los cráneos de estas mujeres son así. Los demás son perfectamente normales.

Los cráneos alargados en seres humanos no tienen nada que ver con extraterrestres como a más de uno le gusta creer. Por el contrario, son cráneos perfectamente humanos. Se trata del resultado de una práctica bárbara en la que las cabezas de los bebés se envuelven con fuerza para ir favoreciendo su crecimiento de esa forma. Es, en definitiva, una costumbre de modificación corporal extrema con fines puramente estéticos. La cuestión es que esa práctica nunca se ha registrado entre los pueblos alemanes de la época.

Advertisement

Un equipo de antropólogos forenses ha realizado por primera vez un análisis genético de las calaveras y sus conclusiones acaban de publicarse. Lo primero que llama la atención es que las mujeres con los cráneos con esa forma no tienen ningún defecto genético que justifique esa malformación. De nuevo, parece algo inducido durante la niñez. Para continuar, se trata de mujeres de una etnia completamente diferente proveniente del sudeste europeo. Probablemente Bulgaria o Rumanía.

La hipótesis de los investigadores es que los cráneos pertenecen a mujeres nobles que fueron entregadas en matrimonio a nobles bávaros para afianzar relaciones políticas, militares o comerciales en la región. Las tribus bárbaras a las que pertenecían estas mujeres sí que practicaban esas deformaciones rituales y, de hecho, las consideraban un símbolo de estátus en sus sociedades. La hipótesis aún no tiene confirmación aún, así que aún cabe la posibilidad de que los cráneos con esa forma tengan otra causa. Los forenses siguen investigando. [Stony Brook University vía Science Alert]