La orca J35 con el cadáver de su cría.
Photo: Michael Weiss (Center for Whale Research)

Después de aproximadamente 17 meses, la orca J35 el martes por fin dio a luz a una cría cerca de la Columbia Británica. Era la primera orca que había nacido viva en el grupo de animales que frecuenta la zona cerca del estado de Washington. Durante casi una hora, la cría nadaba al lado de su madre y todo estaba bien. Luego pasó lo impensable: la cría dejó de moverse, y su cuerpo empezó a caer al mar.

Pero J35, el nombre oficial de la orca adulta proporcionado por el Centro de Investigación de Ballenas, no estaba lista para decirle adiós a su cría. Así que levantó el cadáver, que pesaba alrededor de 180 kilos, con su cabeza y lo cargó por las aguas. J35 pasó horas con su cría apoyada sobre su cabeza cerca de la superficie del mar. Cuando el cuerpo de su cría se hundía, J35 bajaba y la recuperaba para seguir expresando su dolor.

Pasaron días. Aunque J35 seguía a su grupo, se negaba a dejar que el cuerpo de su cría se cayera al fondo del mar. Recorrió más de 100 kilómetros al día en este estado, y los expertos piensan que es muy probable que lo hacía sin comer. No es fácil hacer lo que está haciendo J35, dice Deborah Giles, una bióloga que estudia orcas en la Universidad de Washington.

‚ÄúSi eres una ballena o un delf√≠n, esto significa que tienes que bajar para recoger al animal que se est√° hundiendo, traerlo a la superficie y contener tu respiraci√≥n durante el tiempo que puedas. Luego, b√°sicamente, tienes que [dejar caer] a tu beb√© solo para poder respirar‚ÄĚ, afirm√≥ Giles, que observ√≥ a J35 desde un barco.

Advertisement

Despu√©s de la muerte de la cr√≠a, un residente de la Isla de San Juan report√≥ que vio a J35 junto con otras 5-6 hembras de su grupo. Se reunieron en la boca de una cueva y formaron un c√≠rculo peque√Īo cerca de la superficie. Nadaron en forma circular por casi dos horas.

‚ÄúPude observarles realizar lo que parec√≠a ser un ritual o una ceremonia‚ÄĚ, dijo el residente. ‚ÄúHab√≠a poco luz as√≠ que no pod√≠a ver si segu√≠an manteniendo al beb√© cerca de la superficie. Ser testigo de esto fue triste y especial. Siento en mi coraz√≥n lo que le ha pasado a J35 y su hermosa beb√©. Que su alma sea bendecida‚ÄĚ.

Advertisement

De acuerdo con The Guardian, la orca segu√≠a cargando a su cr√≠a el viernes por la ma√Īana. No est√° claro si J35 sigue cargando el cad√°ver de su cr√≠a muerta, aunque no ser√≠a una sorpresa. Seg√ļn el Centro de Investigaci√≥n de Ballenas, es normal que las orcas y los delfines carguen con sus cr√≠as muertas hasta una semana.

El comportamiento y la dedicación de J35 es un ejemplo de los fuertes vínculos que tienen los animales sociales como las orcas con sus crías.

‚ÄúEs real y natural‚ÄĚ, coment√≥ Giles. ‚ÄúEs obvio lo que est√° ocurriendo. No lo puedes interpretar de otra forma. Es un animal que est√° lamentando su beb√© muerto, y no quiere dejarlo ir. No est√° lista‚ÄĚ.

Advertisement

La muerte de la cr√≠a de J35 no solamente ha sido un golpe para la madre, sino tambi√©n para los investigadores y la especie que vive en la costa de Columbia Brit√°nica, cuyos miembros se conocen como las residentes sure√Īas. El Centro de Investigaci√≥n de Ballenas declara que la especie est√° bajo de peligro de extinci√≥n inminente. El clan ten√≠a 98 orcas en 1998; hoy en d√≠a solo tiene 75.

La tasa de nacimiento de este clan es un problema, coment√≥ Ken Balcomb, el fundador e investigador principal del centro. Las hembras tienen un periodo de gestaci√≥n de entre 15 a 18 meses, lo cual significa que solamente pueden dar a luz cada cuantos a√Īos. Adem√°s, solamente pueden reproducir durante aproximadamente 25 a√Īos, dice Balcomb.

Advertisement

La orcas también se enfrentan a otros problemas, como las toxinas en el océano, el tráfico de los barcos y la falta de comida. Aunque todavía no se ha determinado la causa de muerte de la cría de J35, Balcomb comenta que es probable que se deba a la malnutrición de la madre.

‚ÄúEsta podr√≠a ser la √ļltima generaci√≥n de orcas que vemos‚ÄĚ, se√Īala Balcomb.

[Washington Post y Centro de Investigación de Ballenas]