¬ŅY si en lugar de pasarte horas en una cinta de correr (que, por cierto, se concibi√≥ originalmente como un dispositivo de tortura) pudieras tomarte una pastilla y conseguir los mismos efectos? La comunidad cient√≠fica trabaja desde hace a√Īos en esa posibilidad. Con lo que sabemos ahora sobre nuestro cuerpo, la pastilla que reemplazar√° el ejercicio f√≠sico se ha convertido en un objetivo alcanzable.

Advertisement

No lo digo yo, lo dicen en el √ļltimo n√ļmero de la revista cient√≠fica Cell. La publicaci√≥n incluye varios estudios prometedores que avanzan hacia la milagrosa ‚Äúp√≠ldora del ejercicio‚ÄĚ. El tema est√° de actualidad despu√©s de que las universidades de S√≠dney y Copenhage hayan conseguido elaborar el primer plano cient√≠fico de las m√°s de 1.000 reacciones moleculares que se producen en nuestra musculatura cuando hacemos ejercicio.

Comprender estas reacciones, dicen los autores del estudio, es lo que permitir√° desarrollar drogas que consigan reproducirlas. ‚ÄúDesde hace tiempo se sabe que el ejercicio env√≠a muchas se√Īales al cuerpo, pero nosotros hemos sido los primeros en crear este mapa y ahora conocemos su complejidad‚ÄĚ cuenta Nolan Hoffman, de la Universidad de S√≠dney, a Quartz.

Para llevar a cabo el estudio tuvieron que practicar una biopsia a cuatro hombres sanos antes y despu√©s de hacer ejercicio. Se les pidi√≥ que montaran en bicicleta con toda la intensidad que pudieran durante diez minutos. Los investigadores analizaron los cambios en las prote√≠nas del m√ļsculo esquel√©tico con una t√©cnica llamada espectometr√≠a de masas.

Advertisement

La revista Cell tambi√©n ha publicado un an√°lisis del hipot√©tico medicamento para dilucidar cu√°nto tiene de realidad. El doctor Ismail Laher, de la Universidad de British Columbia en Vancouver, explica que los f√°rmacos est√°n siendo testeados con animales para valorar su rendimiento, y que podr√≠a ser una revoluci√≥n para personas con problemas de movilidad. ‚ÄúDespu√©s de varios a√Īos de trabajo y gracias a nuestro mejor comprensi√≥n de las dianas moleculares, estas milagrosas pastillas son un objetivo real‚ÄĚ.

No obstante, cuando hacemos ejercicio físico no sólo aumentamos la musculatura (que es lo que investigan estos estudios), hay muchos más beneficios. Por un lado, el ejercicio mejora la función cognitiva, la resistencia ósea y el sistema cardiovascular. Por otro lado, es bueno para el cerebro. Hay cosas que una pastilla nunca podrá imitar.

Imagen: d13 / Shutterstock

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)